Cyann & Ben – Spring (Groom Diques)

Se da el caso de que, cada cierto tiempo, y apadrinadas de las grandes casas independientes, bajo el subsuelo del underground más o menos mainstream, estas mismas compañías, (que no son idiotas) manejan, en sus subsidiarias, el auténtico meollo del asunto. Para muestra un botón, el sello Lex, subsidiaria de Warp.

Groom es un pequeño sello independiente francés que saltó a la palestra por haber publicado el estupendo álbum de M83. Pues bien, para que no quede en el olvido, ahora se despachan con otro que se dibuja como auténtica joya de este final de año.

Para quien no le sepa, el sello, y el grupo, son franceses, y sus cuatro componentes ya han completado un Ep homónimo para la casa en el que entraron de mano de otro de sus consortes, M83.

Evidentemente, la relación no resulta casual. Hay un evidente paralelismo en los tratamientos de las texturas y la ampulosidad de su sonido, denso, muy orquestado y con ciertos tintes épicos. Sin embargo, a diferencia de M83 que optan por un camino más energético y directo, aunque sin perder el toque “shoegazer”o “dream pop+oscuridad” que tan de moda se ha puesto últimamente, Cyann & Benn se acercan, también desde ese punto de partida, a otros estilos más cercanos al dark folk, el post rock , el ambient y hasta el surrealismo sonoro estrechando lazos con muy diversas propuestas (Parker & Lily, Pink Floyd, Robert Wyat, Labradford, Low o Leonard Cohen), si bien su discurso deviene personal, profundo, hipnótico, accesible y, definitivamente, bello.

Pocos discos este año, capaces de emocionar, de un modo sincero y desnudo, desde una melancolía, por otro lado, tan sobada y con un sonido que no renuncia a los excesos y no por ello resulta pomposo y vulgar.

La inicial “Buick To The Moon” atraviesa paisajes fantasmales bañados en drones, con el hilo de una guitarra eléctrica y una percusión de juguete para alcanzar un maravilloso clímax orquestado e hinchado de pianos y baños épicos al que solo cabe rendirse y disfrutar.

“I Can´t Pretend Anymore”, más oscura, de nuevo con la guía de una guitarra , drones y una voz femenina angelical (como echamos de menos a los Cocteau Twins), es M83 tocando una necrológica. “Selected Ambient Work” (algo que agradecer a Aphex Twin) es, exactamente, lo que su título indica, un pasaje ambiental que debería agradecer al sello Kranky todo lo que sus grupos hicieron por toda una generación de noctámbulos trasnochados).

“Sireng Song”, quita el aliento, las líneas de sintetizadores toman el protagonismo y la guitarra y cymbales crean una de las mas bellas canciones de este ya casi extinto 2003. Para echarse a llorar y no parar.
“Behind Her Smiling Eyes” supone una reinterpretación acústica de los terrenos que pisaba hace 5 años Cat Power. “Melody” de haberla firmado Boards Of Canada, los Radiohead de Kid A o, mal que me pese, Sigur Ros, se cubrirían de oropeles.

El epílogo, con “A Dance With The Devil”oscura, siniestra e intensa y “Neurotic Hope”, de nuevo melancólica y quizá la más folk de las nueve con un tramo final disonante y surreal que cierra de manera ejemplar un álbum , ya de por si sobresaliente.

Cumbre de 2003 dentro del género que maneja. Háganse con el álbum ya. Por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.