Cycle – Plaza Mayor De Salamanca (Salamanca)

El cielo salmantino se enfuruña, como receloso de que encima que ha dejado total libertad de movimientos a la tarde con un espléndido sol, ahora, al caer la noche, cuando pretende relajarse y sentirse tranquilo, nota cómo la Plaza Mayor, su guarida predilecta, su refugio interior,  se va llenando de gente.

La actuación de Cycle prevista para ese viernes 29 de mayo inauguraba la sección de conciertos en el Km.O de la ciudad charra del V Festival de las Artes de Castilla y León, que sumerge a toda la ciudad en un resplandeciente halo de magia, hasta mediados de junio.

El cielo, sin embargo, como un niño pequeño enfadado, de brazos cruzados, observa todo desde la distancia, desconfiado.  Luego, cuando los músicos saltan a escena, desata su primera pataleta; comienza a caer agua y el público, aunque se teme lo peor, no se amilana. Uno tras otro comienzan a rodar los temas y, da la impresión de que, por ahí arriba, parece que el cambio de humor es notable. El cielo está reculando.

Por abajo, la sensación es de tremenda curiosidad. Es ciertamente difícil calibrar el grado de emoción  de unos temas que oyes por vez primera en directo, sin pasar por el necesario estado de escucha voluntaria del sofá, donde todos los sentidos están sensibles al máximo y el estado de permeabilidad es extremo.  Pero, por eso de que para la primeras impresión no hay segundas oportunidades, Cycle ofreció un bonito espectáculo, conscientes, quizá, de que tenían en sus manos una gran oportunidad de aumentar su hilera de seguidores. Al final, hasta el cielo decide unirse a la fiesta y le pega un toque a las nubes para aplazar lo de la lluvia para otro día.

Ritmos, sonidos y ambientes que siguen la senda de su primer álbum Weak On the Rocks. Insinuantes melodías que parecen conversaciones de pareja agravándose hasta llegar a un violento estribillo, al rumor de la discusión, y con una certeza que sobrevuela entre la multitud: La China Patino debería tomar las riendas de la voz principal más a menudo, sobre todo después de disfrutar de su preciosa interpretación en “Beat me, bust me”. Lo cierto es que temas como “Back for good”, “Dreamer” o la propia “Beat me, bust me” auguran una interesante colección de canciones en este SleepWalkers que se acaba de editar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien