Diez razones para no perderte el Visor Fest 2019

En 2018 nos sorprendíamos con el nacimiento de Visor Fest, una propuesta que reclamaba su espacio entre los festivales patrios, uniendo el pasado musical con el presente en Benidorm.

Su primera edición tuvo motivos suficientes para convencernos. Un cartel contundente con bandas nacidas en los 80 y 90 entre las que destacaban The Flaming Lips, The Jesus & Mary Chain, Ride, Saint Etienne, Cat Power, Ash o Chameleons Vox y que tal y como te contamos en Muzikalia, fue una recomendable celebración.

En 2019 Visor Fest (entradas aquí) regresa adelantando su calendario al mes de septiembre y de nuevo con un plantel de bandas que vuelve a cautivarnos. Permanece atento, porque unos días vamos a sortear abonos para que vayas acompañado a disfrutarlo. Antes, vamos a darte 10 razones para demostrarte que lo que ocurrirá en Benidorm el fin de semana de los días 13 y 14 de septiembre, es una cita ineludible.

1. La filosofía del Visor Fest

Hacen falta festivales diferentes. Estamos acostumbrados a lidiar con innumerables eventos clónicos por toda la geografía en los que las mismas bandas presentan sus discos. Recuperar el espíritu de los festivales de los 90, cuando disfrutar de la música en directo era el principal (y casi único) motivador de los mismos, es una experiencia necesaria, más allá de fiestas patrocinadas e influencers pululando para hacerse la foto. Visor Fest piensa en todos aquellos que añoramos ese tipo de costumbres en desuso y por ello, nos gusta tanto.

2. The Lightning Seeds

Lighting Seeds son Ian Broudie, conocido músico de la escena británica de finales de los 70 y primeros 80, por su participación en bandas como Big Japan u Original Mirrors. El de Liverpool, productor de artistas como Echo & The Bunnymen, The Coral o The Subways, arrancó en 1989 su proyecto más pop: The Lightning Seeds cuya mayor época de actividad fue la década de los 90, en la que publicaron sus obras más recordadas (en 2009 lanzaban Four Winds). Hablar de The Lightning Seeds es hacerlo de una máquina de estribillos pop, a medio camino entre Matthew Sweet y Pet Shop Boys. Tal era su popularidad en los 90, que en 1996 se les encargó componer la banda sonora a la selección británica para la Eurocopa de ese año. ¿El resto de su catálogo? Sobredosis de estribillos para el recuerdo.

 

3. Buffalo Tom

Hace pocos días te ofrecíamos una entrevista con ellos en Muzikalia. La banda de Nueva Inglaterra está viviendo una segunda juventud con unos discos más que decentes. Los de  Bill Janovitz, han vuelto con un álbum llamado Quiet and Peace (2018) con el que brillan a gran nivel (antes, conmemoraban el 25 aniversario de su obra maestra de rock alternativo Let Me Come Over). Aparte de sus nuevas canciones, tendremos la ocasión de volver a vibrar con algunos de sus clásicos.

 

4. The House Of Love

The House Of Love fueron una de las joyas salidas del mítico sello Creation dirigido por Alan McGee, que aparte de descubrir a Oasis fichó a Primal Scream, My Bloody Valentine, Teenage Fanclub, Saint Etienne, The Boo Radleys, Ride, Slowdive y muchos más. La banda de Guy Chadwick lanzó varias joyas en los últimos 80 y primeros 90 que han sido toda una influencia para bandas venideras. Su disco homónimo de 1988, su continuación conocida como The Butterfly Album u obras posteriores como Babe Rainbow (1992) o She Paints Words in Red (2013), nos han dejado un buen número de canciones redondas que estamos deseando cantar junto a ellos.

 

5. Happy Mondays

Decir Happy Mondays es decir diversión. La banda de Shaun Ryder fueron principales abanderados del fenómeno Madchester junto a The Stone Roses e Inspiral Carpets y construyeron su leyenda a base de discos memorables y juergas inigualables, que terminaron por dar al traste una proyección y un talento que parecía no conocer límites. Tras una primera etapa en Factory Records, terminaron por convertirse en todo un fenómeno gracias a singles como “Hallelujah” y “24 Hour Party People”, para despegar con su excelso Pills ‘n’ Thrills and Bellyaches (1990). Su colección de himnos es extensa y estamos deseando bailar junto a “Bez” mientras RyderRowetta nos los cantan.

 

6. Surfin’ Bichos

Surfin’ Bichos volvían a reunir su talento sobre el escenario en 2006, y desde entonces hemos tenido la suerte de poder disfrutarles en tres giras diferentes. Este año se cumplen 30 de su debut (recuerda aquí el especial de 15 canciones que les dedicamos) y volveremos a ver a Fernando Alfaro junto a Joaquín Pascual, Carlos Cuevas y José Manuel Mora en unas fechas escogidas que incluyen el Visor Fest, donde traerán una selección de sus éxitos bastardos. Sus canciones siguen teniendo gran parte de culpa de la eclosión del indie patrio y siempre es una suerte volver a entonarlas acompañando a nuestros hermanos carnales favoritos.

 

7. New Model Army

Quienes a principios de los 90 nos movíamos por terrenos oscuros, teníamos en New Model Army una de esas referencias obligatorias. Su postpunk épico, heredero del sonido de formaciones como The Stranglers o The Damned arrancó a principios de los 80 para tocar techo en ese estupendo Thunder and Consolation (1989). Los de Bradford vivieron su época dorada hace 25 años, per0 gracias a discos tan recomendables como Between Dog and Wolf (2013), Between Wine and Blood (2014) y Winter (2016) mantienen una legión de fieles y una credibilidad intacta.

 

8. Nada Surf

Nada Surf llevan unos años dulces. El trío de Nueva York formado por Matthew Caws a la guitarra y voz, junto al batería Ira Elliot y el bajista español Daniel Lorca, siguen brillando a día de hoy gracias a ese personal power pop y esas inspiradas melodías. A pesar del éxito de su primer largo en 1996, High/Low, seguido del de The Proximity Effect, dos años más tarde, no es hasta la publicación de su tercer disco y el tema “Inside Love”, cuando la crítica mundial se rinde a sus pies. Let Go supone un antes y un después para el éxito de la banda, que no hará más que crecer y evolucionar desde entonces hasta nuestros días. Valor seguro.

 

9. James

Otro de los platos más sugerentes de este Visor Fest son sin duda James. Los de Tim Booth debutaban en 1982 en Manchester iniciando una carrera de pop inmaculado que terminó por acercarse a los sonidos más festivos y bailables de la ciudad con discos imprescindibles como Gold Mother (1990). Himnos como “Born Of Frustration”, “Sit Down”, “Sometimes”  o “Come Home”, volverán a recordarnos el porqué de su prestigio.

 

10. Benidorm

Si hay una localidad famosa por su turismo en nuestro país es Benidorm, pero más allá de sus rascacielos, su esencia mediterránea, sus playas y su gastronomía, tenemos motivos de peso para pasar unos días en ella y además, disfrutar en ella de la música. La ciudad del eterno verano se está convirtiendo en todo un referente en lo que a festivales se refiere, no nos extraña que por eso haya sido la elegida para albergar el Visor Fest. Su buen clima, su gran oferta de alojamiento y ocio, son valores seguros para celebrar cualquier tipo de evento.

 

Un comentario sobre “Diez razones para no perderte el Visor Fest 2019

  • el 21 Agosto, 2019 a las 10:23 am
    Permalink

    Un festival guay. El sitio además es muy cómodo y suena de la hostia

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.