Doctor Divago – La belleza muda de los secretos del mar (La Produktiva Records)

Veinte años y nueve discos han llevado al grupo valenciano Doctor Divago hasta este delicioso trabajo. Una trayectoria ejemplar en cuanto a profesionalidad, eficacia pop, coherencia rock, brillantez melódica y exquisitez lírica. Trayectoria que, pese a todo, no se ha visto refrendada en cuanto a popularidad (entendida en el sentido más amplio, porque el grupo tiene su buena base de incondicionales).

Es difícil asegurar, tal como muchos vienen haciendo, que La Belleza Muda De Los Secretos Del Mar es su mejor álbum, y es que Manolo Bertrán y los suyos han puesto el listón bastante alto en los últimos años. En cualquier caso, es un serio candidato al título. De entrada contiene todos los ingredientes de conforman la personalidad de la banda, empezando por esos estribillos ingeniosos y agudos que sorprenden y convencen a la vez, y terminando por unas letras que, más que nunca, alcanzan el excelente.

Canciones como “Aquel accidente” (melancolía sublime), “Mis fallos (uno por uno)” o “La belleza muda de los secretos del mar”,  son en sí mismas un universo en el que perderse, en algunos casos inasequible en las primeras escuchas pero dispuestas a engullir al oyente a poco que penetre en ellas. Son temas no difíciles pero sí tremendamente elaborados, con múltiples capas que se deben ir pelando poco a poco, pero el premio final vale la pena. También trabajadas pero más directas son “Los amantes faquires” o la delicia pop de “Las especies del abismo”, esta última con todo lo necesario (melodía, estructura, estribillo) para ser un éxito radiable. “El asesino tocaba la armónica” es, por el contrario, un puñetazo enérgico encima de la mesa.

No hay mucho más que explicar a los seguidores de la banda, que saben sobradamente lo que encontrarán en cada nuevo trabajo de los valencianos. Para los que los no los conozcan, me permito dar un par de consejos: en primer lugar, escuchar el disco y dejarse llevar por sus giros melódicos, sus vericuetos, sus alegrías y tristezas,  sus canciones con estructura de rock clásico; en segundo lugar, una vez conseguido el contacto emocional con el sonido, prestar atención a las letras, influidas en este trabajo por Borges, Valéry, Baudelaire o Sábato. Sin desperdicio alguno y, lo más difícil, sin caer en la pedantería ni perder la conexión con el público de a pie.

“Rock and roll coagulado” es la expresión que están utilizando para definir este disco. Por mi parte, opino que la sangre corre por sus venas con más alegría y poder que nunca. Ojalá hubiese mucha más gente que pudiese afirmarlo.

ESCUCHA en Spotify: Doctor Divago – La Belleza Muda De Los Secretos Del Mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.