Dr.Feelgood – El Loco Club (Valencia)

Para disfrutar de un concierto de los Dr.Feelgood actuales hay que empezar teniendo muy claro lo que vas a ver, y lo que no. Evidentemente no vas a ver a Wilko Johnson y Lee Brilleaux, eso lo saben todos los seguidores de la banda así que nadie podía sentirse engañado. ¿Y qué vas a ver? Pues a cuatro señores mayores, tres de ellos en el grupo desde los años 80 y otro (el cantante, Robert Kane) desde 1999, produciendo una tremenda descarga de rocknroll y blues eléctrico y realizando el mejor homenaje posible al soberbio cancionero de Dr. Feelgood y casi diría que a la historia del rock en general.

Dr Feelgood

Pero sería injusto quedarnos sólo en el homenaje. Aunque se le escapa algún tic copiado de Lee Brilleaux, Robert Kane tiene su propia personalidad y lo demuestra convirtiéndose por derecho propio en el gran protagonista sobre el escenario. De hecho el concierto sufrió algunos altibajos a causa de las continuas visitas de Kane al camerino; a pesar de que sus ausencias fueron amenizadas brillantemente por el espléndido guitarrista Steve Walwyn, se notaba un pequeño bajón en el ambiente que daba a entender que el último Feelgood en llegar estaba siendo, paradójicamente, el que llevaba el peso de la banda.

Dr Feelgood

El concierto empezó con algo de retraso en espera del final del partido que el Valencia CF estaba disputando y que acabó hacia las 11 de la noche. Unos veinte minutos después salieron al escenario los Dr. Feelgood y arrancaron directamente a la yugular del público que empezaba a llenar la sala, encadenando nada más y nada menos que “Take a tip”, “I can tell”, “She does it right” y “Roxette”. En realidad prácticamente todo el concierto fue una lista de éxitos encadenados, puesto que no faltaron tampoco la inmortal “Milk & alcohol”, recibida con entusiasmo por un público entregado que coreaba los estribillos más conocidos, “Back in the night” o la enorme “Going back home”. Entre tantas canciones propias y míticas hubo lugar también para las versiones. En esta primera parte del concierto tocaron “Who do you love”, de Bo Diddley, encendiendo al público rockero de las primeras filas desde las primeras notas de su peculiar y muy familiar percusión. Robert Kane demostró estar en plena forma física y vocal, sin dejar de moverse en todo momento, dirigiéndose a la gente, dando las manos, haciendo muecas, tocando la armónica, las maracas… Lástima que, como dije antes, tuviera que realizar tantas visitas al camerino, ya que era tanta la energía desplegada y la vibración del público que esos momentos de relativo relax cortaban de alguna manera la progresión del concierto. Así ocurrió durante “Down by the jetty”, perfecta pero alargada sin mucha necesidad ante una ausencia de casi 15 minutos por parte del cantante.

Dr Feelgood

Una alocada “Gimme one more shot” sirvió de preludio para los bises, el primero de los cuales fue una tremenda versión de “Great balls of fire” que dejó a la gente en éxtasis, montándose incluso un pequeño pogo en las primeras filas que fracasó casi al instante dado la edad de los participantes, entre los que involuntariamente me encontré. Su ya tradicional versión del “Bony Moronie” de Larry Williams, que ellos hábilmente encadenan con el clásico “Tequila”, puso el broche final a una noche de rocknroll que ningún amante del género, salvo los que tengan demasiados prejuicios acerca de conceptos etéreos y poco prácticos como la autenticidad y otros similares, debería dejar pasar de largo. Sin suspicacias, sin comparaciones: sólo un corazón entregado al rocknroll, mente abierta y ganas de pasarlo bien.
Dr Feelgood

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien