Entre música y casinos: canciones inspiradas en la ruleta, el póker y los dados

 Muchos son los músicos que, una vez se han acercado al mundo de los casinos, no han podido más sin ello. Inevitablemente, las fuertes emociones que sólo juegos como el blackjack, el póquer y la ruleta han sido de inspiración para algunos de los mayores éxitos discográficos de la historia. Descubrimos en orden cronológico algunos de los hits inolvidables de las últimas décadas:

Luck be a lady (1950)

esta canción de Frank Sinatra es un verdadero amuleto contra la mala suerte. Cuando “La Voz” la lanzó ya tenía que haber predicho que sería uno de los jugadores habituales más famosos de las salas de juego de Las Vegas en los años 60. Lo que al principio parece una oda a su acompañante se revela rápidamente como una súplica para que la suerte no lo traicione soplando en los dados de un adversario. Para averiguar si el truco funciona, sólo se tiene que tararearla la próxima vez que se juegue en las mejores ruletas online disponibles en casinos.com.es.

 

Viva Las Vegas (1963)

Convertida en la banda sonora de la película de 1964 en la que Elvis Presley se hacía pasar por un exitoso piloto, esta canción es un verdadero himno a los excesos y el ritmo frenético de la “Ciudad del Pecado”. Las reinterpretaciones de Blues Brothers, The Killers y ZZ Top, han contribuido a convertir “Viva Las Vegas” en uno de los mayores éxitos de la historia y volver a Elvis inmortal.

 

The Gambler (1978)

Especialmente en los Estados Unidos, se ha vuelto una de las composiciones country más famosas de la historia. En “el jugador”, Kenny Rogers imagina estar en un tren con un apostador experimentado. El estribillo “cada jugador sabe que el secreto para sobrevivir es saber qué tirar y saber qué conservar” no es sólo un consejo para tener en cuenta en la mesa de juego, sino también una advertencia aplicable a todos los ámbitos de la vida.

 

The winner takes it all (1980)

Como sugiere el título de este sencillo de los ABBA, el ganador se lo lleva todo. Recorriendo la historia de un amor terminado después de una traición, esta canción se propone como una despedida llena de dolor de una mujer abandonada por el marido, ya capaz de reconstruirse una vida. Más que una acusación, esto es el reconocimiento del hecho de que, tanto en el juego como en el amor, las reglas son dictadas por la suerte o, mejor dicho, los dioses que tiran los dados.

 

Shape of my heart (1993)

El protagonista de esta famosa canción de Sting es un personaje fuera de lo común. El excantante y bajista de The Police cuenta de un jugador que se enfrenta a cada partida de póquer sumergiéndose en un estado meditativo en el cual más que la victoria, el dinero y la fama, lo que realmente importa es la comprensión del código que se esconde detrás de la lógica del juego o de la suerte. Este es sin duda el texto más filosófico de esta reseña.

 

Poker face (2008)

En la afortunada discografía de Lady Gaga no hay una canción que se refiera más directamente al juego que esta. En este éxito extraído de su álbum de apertura “The Fame”, Mother Monster se refiere a la tendencia común de hacer una cara de póquer – o sea ocultar las emociones reales – no sólo durante un juego en el casino sino también en las relaciones amorosas.

 

Snake Eyes (2015)

“Wilder Mind” – el tercer álbum de estudio de Mumford and Sons – contiene esta canción dedicada a una historia de amor desafortunada. Aunque no hay referencias directas a los casinos en su texto, el significado del título es claro. Los ojos de la serpiente, que consiste en sacar dobles en los dados, es la tirada más temida por cada jugador.

 

Del jazz al country, pasando por la electrónica, el pop y el rock, son numerosos los artistas que han expresado su amor por los casinos a través de la música. A partir de los años 50, cada década ha tenido su éxito en este sentido. ¿Cuál será, pues, la obra maestra de los próximos años?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien