Entrevistamos a Rufus T. Firefly

Casi trece años han pasado desde que Rufus T. Firefly comenzaran su idilio con la música. En 2017 publicaban Magnolia (Lago Naranja Records), una fusión de rock psicodélico con tintes electrónicos que nos transportaba a un mundo desacelerado. Su fórmula de sonidos ochenteros y motivos orgánicos funcionó a la perfección, provocando una gran acogida entre el públicoLoto (Lago Naranja Records, 2018) llegaba por sorpresa, una segunda parte que sigue la estela de su primogénito, y que ilumina incluso más el viaje hacia esa galaxia paralela.

La gira de estos dos trabajos llega a su fin después de dos años, poniendo el broche de oro esta noche en la sala Apolo de Barcelona y el 13 de abril en La Riviera en Madrid, donde ya han agotado todas las entradas.

Nos encontramos con Víctor Cabezuelo (voz, guitarra y teclados), y Julia Martín-Maestro (batería) en Barcelona para hablar de la evolución de la banda y de las expectativas en este largo viaje.

“Loto es más caótico y llega a otros sitios diferentes. Se complementa a la perfección con Magnolia, pero todo parte de una misma esencia, una misma temática y un mismo sonido”

Situémonos, empecemos por los inicios, sois de Madrid, vivís en Aranjuez, ¿en qué momento decidisteis comenzar este idilio con la música?

Víctor: empezamos a tocar hace unos trece años, nos juntábamos cuatro amigos en un local que teníamos en Aranjuez, todo era muy natural, ensayábamos a menudo hasta que nos presentamos a un concurso y lo ganamos. Esto nos hizo pensar que igual teníamos algo con lo que queríamos tirar. Hace dos años que nos dedicamos 100% a esto, nos dimos cuenta de que lo que hacíamos estaba moviendo a mucha gente, así que dejamos nuestros trabajos y nos centramos en este proyecto.

En 2017 sacasteis vuestro álbum Magnolia, una fusión de rock psicodélico, una invitación a un mundo nuevo y desacelerado. Recuerdo escucharlo y flipar con las melodías tan enérgicas y disfrutar con las letras tan representativas. En el 2018 habéis sacado una segunda parte Loto, ¿cómo ha sido este viaje de dos años hasta ahora?

Julia: ha sido una sorpresa, no esperábamos que la gente fuera a engancharse tanto a estos discos. Ha sido una etapa muy importante, compusimos Loto durante la gira de Magnolia, necesitábamos cerrar el círculo de una etapa que había empezado como algo que no veíamos mucho futuro y nos abrió a otra dimensión. El viaje, la repercusión, las giras…todo ha sido increíble. Nos han aumentado las ganas de hacer más cosas.

Víctor: nos da mucha pena acabar, pero es emocionante pensar lo que vendrá después, por toda esta expectación que se ha creado alrededor del grupo.

No habéis parado en estos dos años…

Víctor: En dos años hemos dado más de 150 conciertos, ha sido un gran cambio.

¿Cuál es vuestro proceso de creación normalmente? ¿Partís de una melodía o llega antes la letra?

Julia: En general, viene Víctor con una melodía y se monta todo alrededor de ello, o es una improvisación en el local que nos lleva algún lado y acaba convirtiéndose en una canción. No seguimos una forma estándar, suele ser muy intuitivo.

Víctor: Lo que si hacemos mucho es, cuando tenemos una idea la producimos nosotros antes de hablar con cualquier productor, es un proceso muy divertido que nos gusta hacer.

Hablemos de vuestro álbum Magnolia, “Río Wolf” es una de mis canciones favoritas, un tema dedicado a Jeff Buckley y a su trágica muerte, ¿diríais que su música también os ha influenciado?

Víctor: Yo creo que es un músico que nos marcó mucho, igual no de manera tan directa, pero sin duda esa sensibilidad que tenía, como afrontaba las canciones y como él veía la música lo que para él era de verdad la música en ese sentido nos enseña mucho de como sentir las canciones.

Julia: Una de las cosas que más me gusta de él es su actitud. Cuando daba los conciertos solía improvisar, pero en cuanto empezó a ser reconocido, no se sentía a gusto cuando la gente le miraba, porque si cometía un fallo no podía ejecutar las cosas con la misma naturalidad.

Víctor: Muchas veces se inventaba un nombre falso y anunciaba conciertos, y cuanto iba a tocar mucha gente le reconocía pero otros no. Digamos que podía estar unido a la música sin tener la presión de su nombre.

Es increíble lo mucho que influenció con una carrera tan corta.

Víctor: pero si haces ese disco (Grace, 1994), ya está lo has hecho todo.

En vuestras grabaciones apreciamos la distorsión, un mix psicodélico con guitarras, el poder de la batería y sintetizadores, creo que habéis desarrollado un sonido muy particular, que es insignia de la banda, ¿cómo surgió? ¿era lo que teníais en mente cuando empezasteis con Rufus T. Firefly?

Víctor: Creo que es un proceso de muchos años, la música que vamos escuchando, los sonidos que nos van llegando. Aprendes a tocar un poco mejor y quieres hacer otro tipo de canciones, ha llegado este tipo de sonido porque ha surgido, no ha sido provocado.

Julia: Lo único que hemos buscado con Magnolia y Loto ha sido la idea de querer transportarnos a las décadas de los 60 y 70. Creo que cuando buscamos un sonido no pensamos de donde viene, simplemente que encaje bien con la canción.

Víctor: hay ciertas cosas como guitarras no muy pesadas o muy rítmicas o muy de acorde, porque esas cosas ya las habíamos hecho antes, no queríamos baterías que sonaran demasiado a rock. Queríamos algo más vintage, hacer algo que no sonara a lo que habíamos hecho. El siguiente disco no queremos que suene a psicodelia sesentera y setentera, queremos hacer otra cosa.

Hay muchas referencias en vuestras canciones a películas, como “Pulp Fiction”, series como Stranger Things en “Demogorgon”, Black Mirror con “San Junipero”, “El Halcón Milenario” de Star Wars… ¿podemos decir que sois muy fans de las películas de ciencia ficción?

Julia: Somos demasiado fans.

Víctor: Nos gusta mucho contar historias a través de estos contextos, en los que puedas relacionar de una manera visual lo que queremos contar. Digamos que es una manera muy guay de contar nuestras historias, basándonos en un universo que ya existe.

Hablemos de vuestro último trabajo Loto, un álbum que sigue la misma línea que Magnolia, pero con un punto innovador como la inclusión de los sintetizadores que creo le dan un toque muy potente en “Loto” y “Cristal Oscuro”, también tintes funky con “San Junipero” e incluso algún momento disco, ¿de qué trata en líneas generales?

Julia: la realidad es que Magnolia es un disco muy producido muy cuadriculado, Víctor hizo todos los arreglos muy pensados. Y a diferencia de Loto, cuando empezamos a componer las canciones, la idea era que hubiera una libertad absoluta y hubiera mas instrumentación, más libertad a la hora de componer e improvisar en el disco. Creo que esas son las diferencias más claras, aunque los dos se complementan como si fueran pareja.

Víctor: justo lo que decía Julia, Loto es más caótico y llega a otros sitios diferentes. Se complementa a la perfección con Magnolia, pero todo parte de una misma esencia, una misma temática y un mismo sonido.

Es un poco como el hijo menor de Magnolia.

Víctor: si, el hijo rebelde.

 

En el tema “Demogorgon”, los sintetizadores ochenteros dan una fuerza particular desde el primer segundo y va evolucionando. La letra dice así:

“Siento que aún Sigue dentro de ti
Retorciéndote el corazón

Pero me gusta creer en la posibilidad
Voy a sacarte de allí
Aunque no haya nadie más

¿De qué nos habla exactamente? ¿A quién hay que salvar esta vez y de qué?

Víctor: esta canción es un tema muy personal, Habla de un amigo que apenas veo por un motivo que no es muy guay. Digamos que es una lucha por mantener una amistad por complicada que sea, yo me imaginaba el universo de Stranger Things, él se que está ahí y se que algún día saldrá todo bien.

Habláis mucho de las canciones de Los Beatles, e incluso habéis incluido en Loto una versión del clásico “Lucy in the sky with diamonds”, ¿porqué elegisteis este tema?

Víctor: Julio Ruiz de Disco Grande nos invitó a su programa a un especial de Los Beatles y tocamos este tema- Le gustó tanto que nos dijo que deberíamos de grabarla y la incluimos en Loto, ya que no había ninguna norma.

Imagino que para muchos artistas los de Liverpool habrán sido una gran influencia, ¿podríais elegir un tema de ellos en concreto que os haya volado la cabeza y os haya hecho poneros a componer?

Víctor: es difícil elegir, cualquier tema del White Album o de Abbey Road me flipa. Aunque no podría elegir, porque todas las canciones de Los Beatles incluso las más malas me han volado la cabeza.

Julia: yo me quedaría con “Blackbird” y “Here comes the sun”, se me salta una lagrimita cada vez que los escucho.

¿Cómo ha evolucionado vuestro sonido desde que empezasteis? ¿Creéis que el cambio de vuestros anteriores discos a Magnolia era necesario?

Víctor: creo que tiene mucha importancia que cada vez tocamos mejor, dominamos los instrumentos y estamos más a gusto con ellos. Y también tiene que ver con ir encontrando tu sitio en la vida, a nivel personal incluso. Al principio éramos muy pequeños y estábamos perdidos, una etapa totalmente diferente. Poco a poco vamos aceptando ciertas cosas, vamos buscando la felicidad, que al final te lleva a la sencillez, aunque la sencillez también es muy compleja. A veces es mejor abarcar cosas pequeñas que querer tenerlo todo. Creo que ese pensamiento es el que nos va llevando musicalmente y marcando el sonido de alguna manera.

“A veces es mejor abarcar cosas pequeñas que querer tenerlo todo. Ese pensamiento es el que nos va llevando musicalmente y marcando el sonido de alguna manera.”

Me encanta la dirección de arte de los discos, las pinturas de Julia son muy representativas de vuestra música, una explosión de colores, distintas texturas que se intercalan y se mezclan y estallan fuerte en el escenario. Cuéntame un poco ¿cuál es el proces de creación de estas pinturas?

Julia: son acrílicos con diferentes aguas que ayudan a cambiar la textura y fluidez de la pintura. Con eso juego con los colores y visualizo en las aguadas formas, fue un proceso muy loco porque era incontrolable, fruto de la casualidad. Me influenció mucho el tema de la naturaleza y los animales, buscaba en las imágenes paisajes que me transportaran a lo que la música me estaba llevando.

Víctor: hay una cosa muy curiosa, cuando Julia dejó las pinturas secándose en el porche, por la mañana aparecieron un par de mosquitos pegados y de hecho aparecen en la portada de Magnolia. ¡Más orgánico imposible!

Me encanta esto de desengranar las canciones y contar la historia de cada una de ellas en Instagram. Además de dar detalles en la forma de componerlas, creo que muestra otra perspectiva y da sentido a vuestros trabajos. ¿Cómo surgió?

Víctor: A mí me gusta mucho hablar de las cosas estas sobre todo las técnicas, pero nunca nadie me lo pregunta, siempre he creído que a nadie le interesa. Pero pensé que merecía la pena hablar de como están hechas las canciones y quién ha participado en ellas. La verdad es que estamos obteniendo respuestas muy positivas de la gente.

Ahora que cerráis la gira de estos dos años presentando Magnolia y Loto ¿Cuáles son vuestras expectativas de cara a los próximos años?

Julia: la única expectativa es la ilusión y las ganas infinitas de grabar otro disco, no nos gusta mucho pensar en lo que estamos buscando, si hacemos algo que sea lo mejor que podamos que es lo más importante.

Víctor: centrarnos en hacer canciones y hacerlas lo mejor posible. No tenemos prisa, ojalá vengan pronto porque significará que también tocaremos pronto, pero no sacaremos nada de lo que no estemos seguros. Es muy importante que el próximo disco que hagamos tenga muchas cosas que decir.

2 comentarios sobre “Entrevistamos a Rufus T. Firefly

  • el 12 Abril, 2019 a las 8:31 am
    Permalink

    Julia es la mejor batería de nuestra escena. Y punto

    Es maravilloso verla tocar

    Respuesta

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.