FESTIMAD 2003 – Parque del Soto de Móstoles (Madrid)

Un halo de misterio gótico y siniestro inundó este año la edición del Festimad. El parque del Soto fue testigo directo de todos aquellos incondicionales y amantes del buen rock y todos sus derivados en esta puro y efervescente. Más que nunca, esta edición ha sido la gran prueba de fuego que encumbra al Festimad como uno de los más importantes festivales de toda Europa.

Indiscutiblemente la cabeza de cartel fue Marilyn Mason, era evidente, Móstoles se vio cercada por miles de fans de negro hasta la cabeza y pintura siniestra en sus caras. Manson que nos prometía un espectáculo sólo digno de él, fue para sorpresa de muchos, algo menos provocador de lo que nos tiene acostumbrados.

Unas 20.000 personas fuimos testigos del acontecimiento musical más relevante de la temporada, pero eso sí, antes tuvimos que esperar una larga cola llena de público de lo más variopinto. Tras conseguir la preciada pulsera, el paso estaba abierto a todo tipo de actuaciones, mercadillos, comedores, performances, exposiciones y hasta un concurso de graffitis.

VIERNES 30 DE MAYO

Como buena representación de las nuevas bandas españolas pudimos escuchar a dos grupos madrileños con diferentes estilos pero que hacen gala de la buena salud musical de la que disfrutamos. En el escenario del lago tocaba Blue Alien´s Temple, una especial mezcla entre rock y funk que apuestan por una sugerente combinación entre los sonidos agresivos de los 70 y el ritmo electrónico actual. Horas más tarde, en el escenario Tipo eran Orujo de Brujas quien nos presentaban su disco Isla de muñecas, un trabajo elaborado con textos cargados de rima, compromiso y mucha fusión.

Entre ambos grupos pudimos escuchar de nuevo a una de las bandas más conocidas del nuevo metal en nuestro país, Hamlet, todo un clásico que desde la publicación de Insomnio (1998) , no han dejado de sorprendernos gratamente. Todo un conciertazo en el escenario del Lago que serviría para abrir boca de lo que prometía una intensa velada.

A la misma hora que Orujo pero en escenarios diferentes, la ex cantante de Skunk Anansie, Skin, nos presentó las canciones que formarán parte de su andadura en solitario, su nuevo trabajo Fleshwounds, a la venta a parir del 9 de junio. Los que tuvimos la suerte de verla en el Festimad ´99 con su anterior banda nos quedamos alucinados con su voz en directo. Skin no defraudó a nadie.

Pero el Festimad ´03 no comenzó realmente hasta que Disturbed salieron al escenario grande del festival y fue entonces cuando comenzó el verdadero espectáculo. Esta banda del nu metal fue uno de los platos fuertes de la presente edición, ya pudimos disfrutar de su directo en nuestro país siendo teloneros de Marilyn Mason. En esta ocasión compartieron escenario aunque con unas horas de diferencia. Ofrecieron un conciero lleno de rabia, heavy y mucho metal.

Llegaba la noche al parque le Soto y Evanescense se hacían con los mandos del festival, nos deleitaron con un sorprendente directo, defendido con soltura su único trabajo en el mercado Fallen. La cantante del grupo, Amy Lee (comparada por muchos con Sandra Nasic, solista del grupo germano Guano Apes)apareció como una auténtica vampiresa vestida de negro, rodeada de un ambiente gótico, su espectacular voz melódica mezclada con los ritmos del nu metal, hicieron que el público presente vibrara intensamente. El escenario del Lago estaba abarrotado, todos querían ver al grupo del momento,que cerró el concierto con su éxito, “Bring Me To Life”.

Y tras un grupo que empieza, otro que ya va por el cuarto trabajo publicado, los californianos Deftones, uno de los padres del nu-metal junto con Limp-Dizkit y Korn.

Chino Moreno, cantante de Deftones apuesta en su nuevo disco Deftones (2003) más por las melodías. Dicen estar en constante evolución y eso se pudo notar en su directo. Su concierto fue absolutamente masivo, tal vez faltaron canciones como “Back to school”, y echamos de menos canciones de su disco Around the Fur (1997) , centrándose más en la presentación de las canciones de su último trabajo. El momento más aclamado por el público fue cuando Chino Moreno se bajó del escenario y se puso a cantar sobre las vallas rodeado de miles de fans entusiasmados.

Sobre las once de la noche hacían su aparición los filandeses HIM, Valo su andrógino vocalista aparecía elegantemente vestido con traje oscuro (en la línea de su estética siniestra). Ofrecieron un trabajo elegante de rock gótico, y sin demasiado espectáculo pero eso sí, pudimos escuchar una buena banda. Particularmente destacaría al guitarrista, Linde, que sobresalía del resto. La versión que nos ofrecieron de “Wiked game” de Chris Isaac, fue una de las canciones más coreadas por el público.

Como colofón final y tras hacerse esperar casi 40 minutos, aparecía en el escenario Festimad el gran reclamo del cartel de esta edición: Marilyn Mason. Tras su gira del Antichrist Superstar 99 abandona el espectáculo provocador, para ofrecer un trabajo con la misma calidad, pero con un toque decadente y reminiscencias del cabaret. Nos ofreció muchas canciones de su nuevo disco The Golden Age of Grotesque, aunque también hubo tiempo para hacer un repaso por su discografía anterior. No faltó “The beautiful people” pero todos echamos de menos su mítica canción “Tour nivvet”. También pudimos escuchar unas magníficas versiones del “Sweet Dreams” de Eurythmics y el “Tainted Love” de Soft Cell.

Pese a presentar un show bastante más estético que impactante, su calidad musical no defraudó a nadie . Manson acompañado por dos estupendas bailarinas semi-desnudas, calentó el ambiente, bastante caldeado de por sí (todo hay que decirlo) y tras una coreografía de lo más sugerente, Manson, vestido de cuero negro y ligueros, se unió a ellas en una especie de semi-orgía lésbica que fue el plato fuerte de su espectáculo. La ausencia de Twiggy Ramírez su antiguo bajista y compositor de gran parte de su música, no fue apreciada por el público que vibró enfervorizado con cada gesto y cada canción del “ diablo blanco”.

SÁBADO 31 DE MAYO

Comenzaba el segundo día del Festimad y todavía teníamos una ligera resaca musical de la noche anterior, y en la retina a Marilyn Manson, cuando la tarde daba paso a la primera banda que pisaban el escenario principal: SFDK, una buena representación del rap nacional. Tras ellos Ojos de Brujo, una interesante fusión entre flamenco, rumba catalana, percusiones y hip-hop.

El calor era casi insoportable, Asian Dub Fundation llenaron el parque del Soto de color, ritmo, sonidos étnicos y hip-hop, y con ellos llegó la lluvia. Este fue sin duda el concierto más refrescante de la presente edición, y no sólo por la cantidad de agua que no paró de caer sobre nuestras cabezas, sino por lo distinto de su sonido. Este grupo inglés de origen hindú, hizo que bailara hasta el más parado del festival. Su envolvente folk, sus tambores, el DJ, y la estupenda combinación de voces de sus dos cantantes, hicieron de aquel concierto algo mágico, al menos para mí. Parecía que bailábamos al Dios de la lluvia para que siguiera mojándonos, una auténtica pasada.

Tras el derroche de color llegó la calma, todos estábamos esperando la aparición de Radio4 en el escenario, cuando los organizadores nos anunciaban el retraso del grupo, que lo harían tras Molotov. Pero pese a ser una banda aún por descubrir, todo el mundo estaba muy interesado en escuchar a Radio 4, y su directo no nos defraudó, sonido punk, comprometido y callejero, que tuvieron el honor de cerrar la presente edición del Festimad, ya que su concierto trastocó el horario y fueron el último grupo, tras el alucinante concierto de Audioslave.

A eso de las 10 de la noche Public Enemy hacían su aparición en el escenario principal. Para muchos la mejor banda de rap de todos los tiempos, quizás el grupo más carismático de la historia del hip-hop, pero(siempre hay un pero), pese a todo esto, Public Enemy no se encuentran en su mejor momento. No sabemos si este bajón se debe a que su discográfica ha decaído, lo importante es que el público asistente disfrutó del espectáculo que Flavor Flav, acompañado como siempre por su gran reloj. Como nota sorprendente contaros que, para sorpresa de casi todos, le acompañaban un bajo, guitarra y batería, que hacían una mezcla de hip-hop con sonidos diferentes y muy interesantes.

Otro grupo que presentó su nuevo disco en el festival fue Molotov, Dance & dense denso, la banda mexicana nos deleitó de nuevo con sus canciones llenas de jerga callejera, a veces algo difícil de entender, y más esa noche. Molotov siguen fieles al hip-hop, pero sin huir de un rock latino cargado de letras con mensaje, esa mezcla que tanto nos impactó en su mítico trabajo ¿Dónde jugarán las niñas? (98), del que no faltaron una buena representación en el concierto,canciones como “Gime tha power”, hicieron que el público del Soto saltara con la música.

Y como casi todo en esta vida, lo bueno llega al final, el Festimad tuvo un postre de lujo, y la guinda del pastel fueron Audioslave, la increíble fusión entre Chris Cornell ex cantante de Soundgarden y tres de los ex componentes de Rage Against the Machine : Timmi C., Tom Morello y Brad Wilk.

Para muchos el mejor concierto de Festimad con diferencia, Audioslave ofreció en su concierto un sonido mucho más cercano a Soundgarden que a Rage Against the Machine. Chris Cornell volvió a demostrar que su voz es una de las mejores del mundo del rock. Mientras que Morello (guitarra), Brad Wilk (batería), y Timmi C. (bajo), demostraron a los presentes que son capaces de realizar una música mucho más elaborada de lo que hacían con su antiguo compañero de grupo Zack de la Rocha.

El momento culminante de la noche fue cuando salió al escenario Public Enemy. No pudieron faltar algunos de sus singles más conocidos del super grupo como “Cochise”, “Like a stone” o “We got the whip”. Un punto y final de lujo para un festival perfecto.

Mencionar también que ambas noches la carpa y los boxes no pararon ni un momento. Estaban a rebosar de gente bailando y disfrutando del espectáculo ofrecido por los DJS, a eso hay que sumar que como novedad este año estaba la Zona Rock, con djs de Madrid que estuvieron pinchando sin parar.

La nota negativa, que siempre tiene que haberla, es que había demasiada gente. La masificación hace que todo pierda parte del encanto y de la magia pero son los riesgos que se corren al organizar este tipo de evento.

Nos vemos dentro de un año en Móstoles, no lo olvidéis amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.