Ha muerto Carlos Berlanga

Carlos Berlanga ha muerto esta pasada noche en Madrid, a los 42 años, víctima deuna enfermedad en el hígado, según ha informado su familia en un escueto comunicado en el se pide “a la totalidad de los medios” que “sepan respetar” su dolor y el de sus amigos, “así como sepan reconocerle de manera póstuma su contribución a la historia reciente de la música en nuestro país”.

Y es que Carlos Berlanga forma parte de la historia reciente de nuestro pop. A finales de los 70, Kaka de Luxe hacía su aparición en el mercado español. Con ese grupo comenzaba un movimiento que se denominó la movida madrileña, y que ha sido influencia para muchos grupos que incluso en decadas posteriores quisieron hacer música. Kaka de Luxe lo formaban Carlos Berlanga, Olvido Gara y Nacho Canut, los mismos que más tarde arrasarían en ventas con Alaska y los Pegamoides, más tarde Alaska y Dinarama.

Fue a finales de los 80 cuando se disolvió la banda, Nacho y Olvido formaron Fangoria, y Carlos comenzó su carrera en solitario, que incluye discos como “El ángel exterminador” (1990), “Indicios” (1994), “Vía satélite” (1997) o “Impermeable” (2001).

La imagen, inédita en MZK, pertenece a su mini concierto que dió el pasado mes de agosto en el Festival Socarrat, una de sus últimas apariciones en directo, y que constituyó una auténtica rareza.

De esta actuación, P&M comentaban para Muzikalia:

“Vamos a poneros en situación, sábado 18, 2 y media de la madrugada, McNamara habían acabado su actuación, y ya todo el mundo esperaba a Fangoria para cerrar el festival, pero para entonces la organización tenía preparada la última sorpresa, Carlos Berlanga pinchando… pero ¿qué sucedió?, que el bueno de Carlos salió al escenario y comenzó a pinchar, al minuto le salta el cd, pone el siguiente y también le salta, se mosquea (normal), y finalmente dice: “no pincho”.

Todos estábamos flipando, pero la verdad es que comprendemos su postura, a pesar de estar en la carpa, podíamos oír perfectamente el sonido que llegaba desde el escenario principal, así era imposible incluso oír lo que estaba pinchando, y así fue, Carlos cogió una guitarra, y mientras Fangoria preparaban su actuación nos entretuvo a todos cantando sólo dios sabe qué, pero haciendo gala de un desparpajo y de una naturalidad envidiables.

Otra vez será, ojalá Carlos Berlanga se prodigara un poquito más en directo…”

Desgraciadamente, no podrá ser. Descansa en paz compañero.

HAZ CLICK AQUÍ PARA DEJAR TUS CONDOLENCIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.