Idealipsticks – El Sol (Madrid)

Que en la entrada de la madrileña sala El Sol ya hubiera gente esperando más de media hora antes de la de apertura de puertas me podía hacer una idea de que la sala se iba a llenar con el dúo de Guadalajara. Así fue, la apertura de puertas estaba programada a las 22:30, por mi parte entre a la sala a eso de las 22:45 y el recinto ya estaba prácticamente lleno. Eso me hizo pensar que algo está cambiando a mejor, no suele ser habitual esto en conciertos de grupos nacionales. El optimismo se había instalado en mi visión del panorama musical nacional, al menos durante un rato.

Su nuevo disco, Sins & Songs, suena fresco, con mucho desparpajo, y tiene lo que tienen que tener los buenos discos de Rock & Roll; canciones, sí, de esas que no son de relleno y que no suelen pasar de los tres minutos de duración. Mensajes cortos y directos que sin ser complicadas composiciones, se quedan instaladas en un lugar de tu cabeza y son capaces de alegrarte el día. Dicho esto, queda patente que tenía ganas de ver en directo al dúo conformado por Eva Ryjlen y Jave Ryjlen.

Con puntualidad casi británica salían al escenario, Idealipsticks, quinteto en directo, acompañados de Eva Galáctica a los teclados. La impresión que darían las primeras canciones no serian todo lo bueno que cabía de esperar; la guitarra de Jave sonaba demasiado baja, la voz de Eva muy alta, tanto era así que habría canciones que prácticamente solo se la oía a ella. ¿Problemas de sonido? Viniendo de un técnico de sonido como Willy de la sala El Sol, con una profesionalidad contrastada, cualquier problema derivado del sonido se debería haber solucionado en un momento. Después de ciertos ajustes parecería que el asunto comenzaba a aclararse, pero algo seguía fallando. Toda la energía que tienen sus canciones en el disco parece diluirse en directo en pos de una buena puesta en escena, calculados movimientos y gestos milimetrados entre la pareja, dejando muy poco a la improvisación y a la urgencia inherente al Rock.

Solo en los temas en los que Eva se enfundaba su guitarra Rickenbacker lograban sonar un poco más potentes, lástima que esto no fuera ni en la mitad de la totalidad de las canciones. Aun así Idelipsticks lograban encandilar a buena parte del personal concentrado en la sala (gente muy joven y varios grupos de Erasmus con ganas de juerga) con temas de su último disco y alguno que otro del anterior como: “Wet to the Bones”, “Frozen Head” o “Don´t you love me anymore”.

Si tuviera que elegir un titular para este concierto, lo tendría claro: “Idealipsticks logran salvar una actuación insustancial, con algunos hits y a base de Rock & Roll exento de emociones para la hora de la merienda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.