Killing Joke – Heineken (Madrid)

Killing Joke se presentaron en Madrid reuniendo a su formación original y con la premisa de ofrecernos un concierto basado en sus dos primeros discos.(.probablemente también los más celebres) Killing Joke y What’s THIS For…?, alicientes más que suficientes para dejarse caer por la sala Heineken.

Abrieron Treponem Pal puntuales a las 20:30 ante un escaso público. Nos ofrecieron un concierto cargado de ritmos contundentes metaleros con algunos momentos muy aplaudidos que fueron del agradado de los allí congregados, siendo una grata sorpresa para algunos… aunque la poca diversidad de sonidos acabo causando la sensación de cierta repetición y monotonía.

Killing Joke aparecieron puntuales sobre el escenario, con Jazz Coleman al frente introducido en su inconfundible mono y con el rostro al mas puro estilo Joker. Empezaron con “Communion” perteneciente a Pandemonium, pero el primer momento álgido de la noche llegó con “Wardance”, contundente, directa, letal…a la que siguieron otras exquisiteces sacadas de Killing Joke como “Tomorrow’s World”, “Bloodsport”, “Complications”, “Primitive” y “Tension”, aderezada por un entregado Jazz y su singular gesticulación. Todo un festín postpunk que hizo las delicias del público.

Siguieron con piezas pertenecientes en su mayoría a Pandemonium: “Whiteout”, “Mathematics”, “Are You Recieving”, quizá el momento más flojo del concierto. El sonido brillaba por su ausencia, apenas se escuchaban guitarra y bajo y Geordie con su apatía sobre el escenario y sus continuados bostezos tampoco ayudaba. Finalmente remontaron el vuelo con “Timewave”, un tema nuevo, siguió “The Wait”, genial a pesar de los problemas técnicos iniciales con la voz y “Asteroid” contundente y celebrada, para terminar el set principal con “Pandemonium”.

Volvieron al escenario y acabaron con un bis que empezó de la mejor forma posible: una coreadísima “Requiem”, seguida de “Change”, para rematar la faena con “Pssyche”, tras la cual se despidieron para no volver ante un público que exigía más. Fuimos bastantes los que echamos en falta algunos temas incuestionables como “Eighties” “Adorations” “Night Time” o el clásico “Love Like Blood” por nombrar algunos. La falta de química y complicidad entre los miembros del grupo y los continuados problemas de sonido nos dejaron una sensación de a medias de algo que podía haber sido memorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien