La importancia de la NWOBHM y los discos más representativos del género

La NWOBHM, acrónimo de New Wave of British Heavy Metal (es decir, nueva ola del heavy metal británico), tuvo una gran importancia en la historia del rock, pero a menudo no recibe el crédito que merecería.

Aunque apenas duró unos años, marcó un cambio de paradigma en la escena del género más duro del rock. No solo eso, también dio forma al destino del rock de los siguientes 40 años, influyendo en muchas de las bandas modernas que triunfan a día de hoy.

Este artículo explica el auge de la NWOBHM y por qué vale la pena escuchar los mejores álbumes del género.

El auge de la NWOBHM

El final de la década de 1970 fue un punto de inflexión para el heavy metal. Tras el enorme éxito comercial de grupos como Led Zeppelin o Black Sabbath, cuya imagen continúa protagonizando desde anuncios de TV hasta juegos de casino online, surgió la necesidad de encontrar nuevas bandas underground que satisficieran el apetito de los aficionados al rock.

Además, una época de agitación social en el Reino Unido, que incluyó el invierno del descontento y la guerra continuada del gobierno contra la industria minera, dio lugar a nuevas voces de protesta de la clase trabajadora del país.

El término «nueva ola del heavy metal británico» fue acuñado por el periodista Geoff Barton para describir esta corriente de nuevos grupos que conquistó a todo el país. Surgida del rock de los años 70, a la que añadió elementos de los movimientos punk que estaban perdiendo fuerza, la NWOBHM condensó las emociones más puras de la época.

Las canciones solían tener una temática fantasiosa, con cantos al amor, al miedo o a la mitología. Muchos grupos nacidos de este movimiento, como Iron Maiden, darían forma a la escena rock de los años siguientes.

Sin embargo, aunque las canciones de Iron Maiden son bastante conocidas, muchos discos de la NWOBHM pasaron desapercibidos entre el gran público.

Diamond Head, «Lightning to the Nations» (1980)

 

Aunque parezca increíble, uno de los grupos que inspiró a Lars Ulrich procedía de Stourbridge, un pequeño pueblo de la región de West Midlands. Muy cerca de la cuna de grandes del rock como Robert Plant y Ozzy Osbourne, el cuarteto Diamond Head publicó en 1980 su primer disco, cuyo impacto en la escena rock fue impresionante.

De hecho, Ulrich dijo en su día que el tema «It’s Electric» fue lo que le animó a crear un grupo. Según el fundador de Metallica, se quedó «enganchado» desde el momento en que la aguja entró en contacto con el vinilo: «era tan original y tan perfecta».

Incluso hoy, los siete temas del disco tienen un sonido muy limpio y fresco, en especial el primero, que combina gritos al más puro estilo Plant con riffs del repertorio de Black Sabbath para crear un nuevo sonido que todavía hoy cala en los oyentes.

Angel Witch, «Angel Witch» (1980)

 

Aunque Angel Witch no es uno de los grupos más conocidos del metal de los años 80, su legado es indudable.

Su álbum de debut, titulado como la banda, se publicó al mismo tiempo que «Lightning to the Nations» y presenta varias de las características del sonido de la NWOBHM, con sus riffs pegadizos y su ambiente gris.

A pesar de que el éxito del disco les granjeó un gran número de seguidores, el trío acabó cayendo en el olvido años más tarde cuando los Iron Maiden iniciaron su reinado mundial.

Venom, «Welcome to Hell» (1981)

 

Si hablamos de discos metaleros revolucionarios, Welcome to Hell podría ser uno de ellos. El primer álbum de Venom tenía la potencia y el sonido industrial pesado que allanó el camino para la llegada del thrash metal.

La música de Venom fue repudiada desde un principio por la crítica, incapaz de entender la propuesta del trío formado por Cronos, Mantas y Abaddon. Sin embargo, el disco inspiró a una nueva generación de bandas jóvenes, incluida la legendaria Slayer, que seguirían sus pasos.

Hoy en día, Venom es considerado uno de los grupos legendarios de la NWOBHM: de hecho, su segundo álbum, Black Metal, dio nombre a un subgénero del heavy metal.

Raven, «Rock Until You Drop» (1981)

 

Para los amantes del metal, solo hay unos hermanos Gallagher que valgan. Puede que Mark y John no sean tan famosos como Liam y Noel, pero su legado en la música heavy es enorme.

Originarios de Newcastle, de donde precisamente también son Venom, el grupo publicó Rock Until You Drop en 1981, un disco que saca a relucir su estilo acelerado y sus letras potentes. El álbum ha aguantado muy bien el paso del tiempo, con canciones como «Lambs to the Slaughter» y «Hell Patrol» que continúan mostrando el electrizante sonido en directo que hizo famoso al grupo.

Def Leppard, «High ‘n’ Dry» (1981)

 

Aunque algunos críticos podrían considerar «High ‘n’ Dry» algo tardío, su impacto en la escena NWOBHM fue muy importante.

Lo cierto es que un disco que tiene de todo, desde temas cargados de riffs, como «Another Hit and Run», hasta baladas potentes, como «Bringin’ On the Heartbreak». Y es que, por aquel entonces, Def Leppard era un grupo incipiente con ganas de alzar la voz y tenía algo más que un sonido retocado hecho a la medida del gran público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien