La música sigue adaptándose al ámbito digital

La industria tecnológica ha experimentado una enorme transformación en estos últimos años, un fenómeno que ha ido especialmente ligado a la revolución digital de nuestras sociedades. Sin embargo, adaptar un modelo de negocio basado en los formatos físicos es muy complicado a corto plazo, así que las compañías que se dedican a este sector todavía tienen mucho trabajo por delante.

Eso sí, la música sigue siendo un factor determinante para la industria del ocio y el entretenimiento, así que Internet le brida la posibilidad de llegar a nuevos perfiles de usuarios a través de otros formatos. Uno de los mejores ejemplos tiene que ver con los conciertos virtuales, que poco a poco se van abriendo camino y tienen una proyección de futuro muy interesante.

La posibilidad de disfrutar de nuestros artistas favoritos sin la necesidad de desplazarnos físicamente al concierto supone un punto a favor para artistas locales, pero también para fans de grupos que no tocan en sus ciudades. De este modo, a través de cualquier dispositivo con conexión a Internet podemos disfrutar de estos eventos en streaming, al mismo tiempo que existe la oportunidad de vivirlos de una forma más realista mediante herramientas como las gafas de Realidad Virtual.

Por otro lado, no podemos pasar por alto la posibilidad de entretenernos con slots de grupos musicales como Danger! High Voltage de Electric Six, a los que podemos acceder de forma gratuita con la única condición de registrarnos previamente en este tipo de plataformas digitales. Además, otros sectores del entretenimiento como las series o los videojuegos cada vez cuidan más este componente para mejorar su calidad frente al usuario.

Un modelo de negocio que todavía sigue adaptándose

El modelo de negocio sigue adaptándose y se están dando pasos en la buena dirección, sobre todo si tenemos en cuenta que grandes multinacionales como Spotify han reducido considerablemente sus pérdidas en el último ejercicio. Los ingresos de la compañía estadounidense y el número de usuarios premium crecen a un ritmo constante, pero los derechos de autor en el plano digital siguen siendo un escollo para la inversión.

El catálogo de contenido y la variedad se convierten en el eje central de la industria musical en Internet, algo que está convenciendo a un usuario cada vez más dispuesto a pagar por un buen servicio. Este recorrido también lo experimentó el cine en la última década, dando el salto definitivo hacia unas plataformas de streaming que están muy bien valoradas por los consumidores digitales.

La necesidad de aprovechar todas las oportunidades

Finalmente, no podemos pasar por alto que la innovación tecnológica permite nuevos avances de forma constante, algo que adaptan con rapidez estas plataformas para mejorar su servicio. De este modo, Spotify nos informa de los conciertos que se celebran cerca de nuestra ubicación, nos aconseja temas nuevos en función de nuestros gustos, etc.

La música sigue siendo uno de los sectores más importantes dentro de la industria del entretenimiento digital, afianzando modelos de negocio tradicionales como los conciertos y ofreciendo nuevas alternativas. Ahora, está por ver cómo reaccionan los usuarios a este tipo de avances, generando una rentabilidad que es muy importante para que se siga invirtiendo en proyectos novedosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien