MEO Sudoeste 2019 (Zambujeira Do Mar, Portugal) 6-10 agosto

El MEO Sudoeste es uno de los festivales más longevos de Portugal. Veintitrés años acaba de cumplir en esta última edición, convirtiéndose en uno de los estandartes en cuanto a entretenimiento musical del país. A lo largo de los años se ha ido adaptando a las diferentes corrientes musicales y a las exigencias del público que acude, hasta acabar convirtiéndose en las últimas ediciones y hasta esta misma, en un festival de nuevas tendencias, sin dejar de lado las corrientes musicales que llevan en su ADN los lusos; influencias brasileñas y evidente pasión por las músicas africanas, no olvidemos que Lisboa es la considerada capital europea más africana.

Situado al lado de la bonita localidad de Zambujeira Do Mar, en los alrededores, y para todo aquel que tenga la oportunidad de desplazarse, la zona cuenta con parajes naturales, entre los que se cuenta el asombroso miradero de Cabo Sardão, una de las maravillas de Portugal. Atentos, porque este lugar saldrá más adelante en esta crónica.

El caso es que hemos estado inmersos durante cuatro días en este festival, donde hemos vivido de primera mano, con sus protagonistas, el día a día de un evento de estas características. Te lo explicamos resumido en: las mejores actuaciones, los conciertos más sorprendentes y las claves para conocer mejor el festival. 

Las nueve actuaciones más redondas de esta edición.

Anitta

La cantante brasileña Anitta fue la gran estrella del jueves, una artista con cientos de miles de fans en Portugal y gran predicamento entre los más jóvenes.

La puesta en escena fue indudablemente festivalera y mainstream, bailarinas siempre a tope, un combo de músicos detrás de ella, fuegos artificiales y todo lo que se le pueda pedir a este tipo de sets.

Da igual que el bajista haga con que toque y que los bajos estén pregrabados en la práctica totalidad de las canciones, no así la batería, que de vez en cuando sonaba la que estaba en el escenario. Poco importa que la propia Anitta cante en más de la mitad del concierto sobre su propia voz pregrabada, haciéndolo solo de verdad en los temas más pausados, los fans se entregan hasta el paroxismo, como ella misma lo hace con sus provocativos bailes. En su defensa he de decir que se me hace imposible que alguien pueda cantar algo bailando de esa manera tan frenética.

Comenzó con “Bang”, para seguir con la versión de su compatriota Wesley Safadão, “Romance com safadeza”, para delirio de la juventud. La tercera sería “Sua cara”, el cover de Major Lazer para mayor gozo, si cabe, de los asistentes.

Así discurriría el concierto con hit tras hit, bailes sudorosos, guiños constantes a su público, entre otros covers de Major Lazer, siempre infalibles, hasta llegar al final del concierto en el que se hizo acompañar de Blaya, la exitosa cantante portuguesa, que había ocupado el escenario un rato antes.

Diversión pura y dura para oídos sin filtros.

Jimmy P

El rapero Jimmy P es una auténtica institución en Portugal, sus canciones acumulan millones de reproducciones en Spotify, sí viejos; uno de los medidores del éxito ahora es ese. Hijo del popular futbolista del Porto, Jorge Placido, decidió desde muy joven que lo suyo eran las rimas antes que el balón, para convertirse en una de las referencias actuales del Hip Hop Tuga (el Hip Hop portugués a menudo muy influenciado con ritmos brasileños y africanos).

El caso es que el de Jimmy P fue uno de los conciertos más concurrido de todo el festival, congregando a familias enteras en primera fila, y es que Jimmy P convida a que cuidemos los unos de los otros, formando una gran familia, como el lema del festival. No dejó de ser curioso ver en primeras filas diferentes generaciones cantando las mismas canciones.

La capacidad del cantante para hacer hits es innegable, como también lo es la capacidad para estirar las canciones hasta más del doble de duración, las tres primeras duraron cerca de media hora, casi la mitad del concierto. No las alarga de manera gratuita, usa la misma técnica en casi todas; cuando lleva unos tres minutos de canción, invita al público a cantar con él, cuando no se baja a confraternizar con la gente de las primeras filas. En resumidas cuentas, otro concierto para fans irredentos, ávidos de corear temas en familia. Momento épico del concierto: el tema “Contigo”, coreado decenas de miles de personas.

6Lack

6Lack, pronunciado “Black”, es el rapero norteamericano de Atlanta de indudable éxito mundial. Solo han hecho falta dos discos para que este joven conquiste los charts de medio mundo y las listas de reproducciones globales. Aunque sigue la estela del rap de artistas de su generación, mezclando pop y edulcorante hasta morir de una sobredosis de este en muchas de sus canciones, parece tener más reminiscencias de “Old School” en su cancionero.

Vale, si N.W.A o Cypress Hill se le hubieran encontrado por la calle en sus tiempos, le hubieran zurrado de lo lindo por blandito, pero se nota que ha bebido de las fuentes de los clásicos y eso, los que peinamos canas, lo agradecemos.

El concierto que dio se alejó de clichés y guiños al público, en contraposición de su anterior compañero de escenario (Jimmy P) ofreciendo su parte más intimista, que no sé si es la adecuada para un festival de estas dimensiones, todo sea dicho. Incluso en la luminotecnia del escenario fue bastante “oscuro”, llegando a ser complicado verle la cara. Aun así, temas como: “OTW” o “PRBLMS” fueron bailados y coreados hasta la saciedad.

Post Malone

Post Malone ha sido una de las indiscutibles estrellas de este MEO Sudoeste. Otro de esos artistas aclamados como una de las estrellas internacionales de Hip Hop, aunque, como suele pasar con todos los géneros musicales, los más duchos en la materia, se echen las manos a la cabeza, cuando a cantantes como Post Malone, se les llama “Hip Hop”.

Derrochando actitud sobre el escenario, se presentó él solo, con la simple ayuda de un asistente de escena, que le cambiaba el micro y poco más. Canciones y coros, ambos pregrabados, disparados por alguien en la sombra y voz en directo. Ver a un tipo solo sobre un escenario siempre es extraño, sin embargo, Post Malone es capaz de llenar todos los vacíos con su única presencia y derrochando actitud en cada uno de los temas.

Dos temas tocados a pelo con guitarra acústica por el propio Post Malone, sirvió para acallar las posibles críticas de un artista que lo lleva todo calculado y grabado.

No pudieron faltar casi todos sus hits entre los que destacaron: “Goodbyes”, “Sunflower”, que sirvió como parte de la banda sonora de la última de Spiderman y “Better Now”. 

Wet Bed Gang

Otros de los máximos exponentes actuales del mencionado genero Hip Hop Tuga son Wet Bed Gang. El 2019 ha sido el año que el cuarteto ha afianzado su carrera entre el gran público, acumulando más de 17 millones de visitas de su último vídeo. Además, este mismo año ha servido para que el formato de banda en directo se quede para siempre, según las propias palabras de uno de sus cantantes, en formación clásica de: guitarra, bajo y batería, añadiendo MC y pistas pregrabadas.

Así, batería, guitarra y sintetizadores tocados en directo, dieron mucho más empaque a su presentación en vivo que la de otros artistas vistos en ese escenario. Y se demostró en un directo contundente, con una actitud muy punk y una puesta en escena más que explosiva, deudora de los mismísimos Public Enemy. Los fuegos apostados en el escenario y el lanzamiento masivo de billetes con sus caras también ayudaron, las cosas como son. Si digo que convirtieron la esplanada del escenario principal en una zona de guerra; no exagero. Buena prueba de ello, eran los fans más jóvenes que tenían que sacar el personal de seguridad de las primeras filas, porque no podían aguantar el pogo generalizado, sí, habéis leído “pogo”; la primera vez que lo veo en un concierto de hip hop. 

Carolina Deslandes

Una de las estrellas “mainstream” portuguesa de la jornada del sábado era Carolina Deslandes, la cantante que se dio a conocer en un “reality” de música, para que nos hagamos una idea, sería el caso similar en nuestro país a Amaia. Precisamente a eso hizo alusión la cantante a los pocos minutos de comenzar su set. Contando, más o menos, que cuesta mucho trabajo y esfuerzo añadido que la gente te tome en serio cuando te diste a conocer en un concurso televisivo de música.

Con un escenario maravillosamente diseñado y una banda con más de 8 miembros, entre los que se encontraban instrumentos de cuerda como: contrabajos y violonchelos, Carolina dio una lección de cómo debe ser un concierto en un escenario grande, combinando canciones de pop con fado y otras raíces musicales con clara ascendencia de su país. Lección de humildad también al contar vivencias muy personales, como en el tema “Adeus Amor Adeus”, al que dedico a un gran amigo fallecido años atrás.

La sorpresa para este concierto venia en forma del afamado cantante Agir sobre el escenario, para cantar a dueto los temas: “Respirar” y “Mountais”.

Una pena que hubiera menos público del que se cabía esperar para una estrella así en su país, en una actuación preciosista en lo técnico y entrañable en las formas.

Joss Stone

Una de las preguntas más realizadas en la zona de presa era “¿Qué hace Joss Stone’ en este festival?” La repuesta podría ser que no encajaba en la propuesta del miércoles, jueves y viernes, pero sí en la del sábado, claramente más abierta estilísticamente hablando.

La rubia de casi dos metros, cuya única presencia llenaría cualquier escenario, se hizo acompañar por una banda en directo de las que hacen las delicias de cualquier ‘rockero’. Ataviada con un vestido sedoso que se adecuaba a su grácil figura, descalza, iba desplazándose por el escenario como una autentica diosa. Pidió disculpas por no saber hablar en otro idioma que no fuera inglés, se acercó a los técnicos de sonido del escenario para preguntarles frases en portugués y hacer la “gracia” a los asistentes, pero fue harto difícil meterse a un público que se notaba que no se sabía sus canciones, si exceptuamos a las primerísimas filas.

A pesar de todo, el concierto fue espectacular en todos los sentidos. Apabullante sonido e increíble banda interpretando temas como: “This Ain´t Love”, “Stuck On You” o “Clean Water”.

Para finalizar: la versión que se suele marca del “I Put Spell on You”, de Screaming Lord Sutch, todo un guiño a los fans del blues más pantanoso.

Rita Ora

La inclusión de Rita Ora en el cartel de cualquier otro festival hubiera sido un “cebo” mediático y comercial, sin embargo, en el MEO Sudoeste las cosas no discurren como en cualquier otro festival. Si los días anteriores la práctica totalidad de los escenarios habían estado llenos a rebosar, sobre todo de público de una media de edad insultantemente joven, el sábado no había “apelotonamientos” masivos en las primeras filas y la edad media se había casi duplicado, llegando a una media de 35/40 años.

Aunque al concierto de Rita Ora discurrió sin sorpresas desagradables, más bien todo lo contrario, el comienzo se vio retrasado, como corresponde a una aspirante a diva de sus características. La agencia de management de la artista, primero dijo que no se permitían las fotos en el foso y luego que sí. La tragedia comenzó a mascarse cuando una canción de Timmy Trumpet (el dj que cerraría el festival) comenzó a sonar y unos grandiosos fuegos artificiales comenzaron a salir detrás del escenario. El comentario fue generalizado: “esta tía ha suspendido”.

Pero afortunadamente, después de la tormenta de fuegos vino el arco iris en forma de Rita Ora, la cantante que se dice ser fan de Beyoncé, pero que en directo quiere sonar como sonarían unos AC/DC pasados por una máquina de baile.

Y es que, temas como: “New Look”, “Doing It” o “Hot Right Now”, sonaron sorprendentemente guitarreros. Como también lo fue el homenaje a Cindy Lauper en “Girls”, tocando al final una versión de “Girls Just Wanna Have Fun”.

Átoa

A pesar de tocar en el segundo escenario del festival, el denominado Palco LG Megahits, los portugueses Átoa lograron convocar a gran parte de los asistentes a la jornada del sábado, danto uno de los conciertos más concurridos de este. Su curiosa mezcla de (como no) Rap y Hip Hop con rock alternativo muy en la onda de los 90´s, hace de ellos en directo toda una suerte de Rage Against the Machine a la portuguesa, haciendo que los asistentes estén más tiempo en el aire que en el suelo.

Temas que destacar de su actuación: “Sem Medos” y “Pensa Positivo”.

Las seis actuaciones de artistas emergentes más sorprendentes.

Lon3r Johny

El “traper” Lon3er Johny, es uno de esos artistas emergentes de la escena portuguesa de la música de baile que, con apenas un puñado de canciones en su haber, al menos editadas, se ha ganado el respeto de admiradores en todo el país vecino. Así, el escenario LG Megahits, a rebosar de chavales emulando la estética de su ídolo, esto es la horrorosa combinación de ropas deportivas con marcas bien visibles, riñoneras y detalles brillantes, o lo que en España siempre hemos conocido como estética “kinki”, comenzó una actuación breve, pero de las más intensas vividas en ese escenario.

“Drip”, “Trapstar” o “Death Note” fueron de los temas más celebrados por el sector más joven del festival.

Sippinpurpp

Otro artista que ha logrado salir del trap más marginal de Portugal, es del sello discográfico Think Music. Al igual que otros cantantes de este género musical relativamente nuevo, las formas de comercializarlo también lo son, no tiene ningún álbum en el mercado, solo EPs y vídeos.

Puesta en escena minimalista, en eso no fallan la mayoría de la familia trapera portuguesa, con un MC al fondo del escenario y él mismo cantando al frente. Al contrario que Lon3r, Sippinpurpp salió al escenario con unas pintas mucho más sofisticadas y atrevidas. Si ya de por sí su cabellera verde llama la atención, el mono y las zapatillas tenían lo suyo. Otro de esos conciertos para un público minoritario del festival, ávido de nuevas tendencias.

Maro

En uno de los escenarios más pequeños del recinto, un oasis de paz y tranquilidad en la mayoría de las ocasiones desarrolló su encantador concierto una de las promesas del pop portugués, Mariana Secca, de nombre artístico Maro. En las antípodas de los artistas de trap y hip hop urbano que poblaron los escenarios pequeños en los anteriores días, Mariana y su banda, batería, guitarra y bajo, dieron un concierto sosegado, plagado de gemas de pop, únicamente rotos en algunos momentos para dar paso a tormentas de guitarras muy en la line del rock alternativo norteamericano de los 90s. Tres discos en su haber, que fueron repasados en el set, en los que caben influencias como: Yo La Tengo o la música brasileña de Joao Gilberto. Maravillosa.

Biya

Otra de las grandes sorpresas, al menos para el que esto suscribe, ha sido la cantante portuguesa Biya. Apadrinada en su momento por Agir, Biya ya vuela sola con su mezcla de hip hop y rhythm and blues. Se agradeció que su concierto fuera además en completo directo, con batería y bajista, que dio un aire mucho más salvaje a su música. La cantante ya había avisado en sus redes que iba a ser un concierto especial y así fue.

Temas como: “Sober”, “Wait a Minute”, o “Paper” hicieron las delicias de un escaso pero entregado respetable. 

Mi Casa

El trio de Sudáfrica Mi Casa, desarrolló su divertido concierto ante menos de 100 personas, lo cual no fue impedimento para que ellos tocasen como si lo estuvieran haciendo en el escenario principal delante de 30.000 personas.

Su concierto se podría resumir en: ritmos tribales minimalistas, manejados desde una mesa, una trompeta tocada en directo en todas las canciones y una voz gratamente parecida a la de Jimmy Sommerville de The Communards en sus mejores momentos. Y ante esta premisa aparentemente simple, Mi Casa son capaces de construir canciones simples pero efectivas, de las que se te quedan en la cabeza, y ya sabéis, si una canción te hace bailar y no la puedes parar de cantar; es un hit inmediato.

 

Tainá 

La jovencísima cantante brasileña, procedente de la ciudad de Nova Marabá se presentó en uno de los escenarios más pequeños del festival, el Palco Santa Casa, ante una nutrida legión de seguidores en primera fila que se habían aprendido bien sus canciones. Otra de esas artistas que puso a la música más pausada de la jornada del sábado.

Poco o casi nada sabíamos de la cantante, cuya seña de identidad (según ella misma dijo) es sentirse muy orgullosa de descendencia indígena, con lo cual su corto concierto obtuvo la categoría de buena sorpresa. Arropada por una banda de cuatro músicos, ofreció un concierto de delicadas piezas pop con influencias de música popular brasileña. Su canción más conocida es el sencillo “Sonhos”, recientemente autoeditado, cuyo genial vídeo podéis ver en la plataforma YouTube. Una artista para tener muy en cuenta.

Cosas que solo pueden pasar (probablemente) en el MEO Sudoeste

Tribus.

El lema del festival es “Únete a la tribu”. Desde un principio vimos por todas partes pancartas y banderas con diferentes nombres de tribus, así que; cuando tuvimos oportunidad, preguntamos a Sara Does, encargada de comunicación del festival acerca de las “tribus”. La respuesta no pudo ser más sorpréndete y esclarecedora: “Como el festival se hace un entorno natural en el que es difícil alojarse a no ser que sea en un camping, al principio la gente se agrupaba en pequeñas familias que se ayudaban unos a otros. Con el paso del tiempo se comenzaron a llamar tribus, estas “tribus” van creciendo año tras año y el objetivo es, además de ayudarse, enseñar a los más jóvenes en una especie de rito iniciático en el festival”.

Evidentemente no hace falta estar en una tribu para disfrutar del MEO Sudoeste, pero si perteneces a una de ellas, la experiencia puede ser inolvidable.

Que haya una rueda de prensa para medios e invitados en el Cabo Sardão.

Como hemos comentado anteriormente, el Cabo Sardão es considerado uno de los sitios más bellos de Portugal, pues bien, el director de Música no CoraÇao (productora del festival) el carismático Luís Montez, debió pensar que las ruedas de prensa al uso son aburridas (quizás no le falte razón) así que se nos llevó al mencionado Cabo. Una vez allí, además de contarnos que el MEO Sudoeste es uno de los festivales más importantes de Portugal y que, solo en el camping, se alojan más de 30.000 personas, nos dijo que había una sorpresa. ¿Cuál?

Que una de las figuras más emblemáticas del nuevo pop brasileño estaba a punto de cantar una canción en acústico para los que allí estábamos y así fue; Vitor Kley ofreció un momento mágico en acústico.

Que el mismo Vitor Kley se tenga que ir corriendo para llegar a tiempo a su actuación delante de más de 20.000 personas y…

Que no solo ofrezca un concierto redondo de guitarras cristalinas, si no que demuestre que le gusta la distorsión “cosa mala, versionando a The White Stripes.

Que se pueda jugar al futbolín mientras ves a tus artistas favoritos.

Vale, en muchos festivales ya hay norias y atracciones en las que poder subir mientras esperas, haces tiempo, o (por qué no) si eres el padre o la madre que gusta de festivales ya tienes excusa para ir con ellos. Pero el MEO Sudoeste presume de haber sido uno de los pioneros en ese tipo de entretenimientos y de haberlo integrado perfectamente en el recinto del festival. Y así es, futbolines apostados enfrente de uno de los escenarios, una noria al lado de otro, o que te puedan leer el futuro unas “brujas” en su bola de cristal o con las cartas.

 

Que puedas ver a padres e hijos disfrutando de los mismos conciertos.

Veintitrés años dan para mucho, tanto para que, esos jóvenes que fueron a ver a Sonic Youth, Peter Murphy o The Cure en el 2001 hayan sido padres y que ahora lleven a sus hijos a ver a Post Malone. Como ese matrimonio que nos encontramos con su hijo de no más de 15 años, que nos contaron entre risas que su hijo fue “creado” en el camping del festival.

Que te puedas bañar en un canal.

Si no te apetece luchar con las aguas bravas del Atlántico o no quieres coger el autobús, al lado del camping, el canal que abastece a las fincas colindantes se ensancha hasta hacerse una piscina natural. Cachondeo asegurado.

 

Que haya actuaciones y DJs mientras se espera para las duchas del camping.

Si te vas a duchar en el camping, en la zona de las duchas hay un pequeño escenario para actuaciones y DJs durante casi todo el día. La cola te la puede guardar alguien de tu tribu o gente contratada por la organización del festival, con un cartel que reza: “¿Quieres que te guarde tu turno?”.

Y por supuesto, que quieras volver al año siguiente para, volver a visitar la maravillosa zona, o para terminar de convencerte de que en Portugal hay una escena musical propia que es tan interesante, como desconocida (en muchos casos para nosotros) y que, en cuestión de organización de grandes festivales, están a la altura o superan a muchos países.

Gracias a la organización por el apoyo en todo momento para la realización de esta crónica.

Fotos Fernando del Río y Esther Brasero

Consulta aquí todas las fotos del festival:

Un comentario sobre “MEO Sudoeste 2019 (Zambujeira Do Mar, Portugal) 6-10 agosto

  • el 12 Agosto, 2019 a las 7:03 pm
    Permalink

    Gran reportaje. Gracias por dar a conocer cosas diferentes

    Respuesta

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.