Micah P. Hinson + Timber Timbre – Laboratorio de las Artes de Valladolid (LAVA) (Valladolid)

La publicación del disco Micah P. Hinson And The Junior Arts Collective (2012) que recopila rarezas y tomas alternativas del norteamericano (y está siendo distribuido conjuntamente con el número de noviembre de la revista Rockdeluxe), funcionaba como legítima excusa para que el peculiar artista pisase de nuevo tablas españolas. La cuarta fecha de una extensísima gira que le está llevando a lo largo y ancho de toda la geografía peninsular servía así mismo como lujoso cierre de la edición 2012 del ciclo de conciertos Valladolindie, celebrado a lo largo de todo el presente año en la capital castellana.

Antes de destacar como excelente banda de acompañamiento del principal protagonista de la noche (relevando ocasionalmente en esa función a nuestros apreciados Tachenko), la formación canadiense Timber Timbre desarrolló con sumo cuidado una emocionante actuación en su papel de banda invitada. El cuarteto trasladó con sentimiento, precisión y exquisito mimo las canciones incluidas en su cuarto y notable álbum Creep On Creepin’ On (2011), impactando con profundidad y luciendo muy por encima del mero cumplimiento gracias a la elegancia de una interpretación inquietante y deudora de nombres como los de Leonard Cohen, Mark Eitzel o Tindersticks.

Los mismos músicos tomaron de nuevo el escenario sólo unos minutos después de finalizar su actuación para cimentar la parte instrumental de la extensa “The Cross That Stole This Heart Away”, pieza elegida para presentar al músico de Tennessee ante el público vallisoletano. La imponente presencia escénica de Hinson resulta un incorruptible y fascinante acto en lo agónico de su transcurrir, independientemente de las numerosas veces que pueda haberse vivido la experiencia con anterioridad. Se trata de compartir espacio durante hora y media con un creador que, a pesar de su sorprendente juventud, ha cincelado lo brutal de una personalidad a través de hematomas y cicatrices retratadas en una obra abierta en canal ante un espectador noqueado por lo violento del realismo.

Demonios y demencias captadas con intensidad en la inconfundible interpretación del vocalista a lo largo de temas como “Seven Horses Seen”, “You Lost Sight On Me”, “2s And 3s”, “Beneath The Rose”, “Stuck On The Job” o las ya clásicas “Sweetness” y “Close Your Eyes”, amparado por los espléndidos escoltas seleccionados para la ocasión. Sensaciones acompañadas de la habitualmente excéntrica y espontánea verborrea verbal del músico, que puede distraer la atención de las canciones o por contra incidir en los contenidos y porqués de éstas. Un espectáculo en todo caso áspero, profundo, desgarrador y contradictoriamente vivificante que terminó con la presencia en solitario de una figura tan contemporánea como ya legendaria apropiándose del “This Old Guitar” firmado por otro mito como John Denver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.