mùm – Finally we are no one (Fat Cat)

Finally we are no one es una de las más gratas sorpresas de la temporada, el segundo álbum de los islandeses Múm se ha ganado los parabienes de toda la prensa especializada desde la fría Escandinavia al cálido Mediterráneo.

Hace dos años Múm aparecían en la escena europea con el álbum Yesterday was wrong, today is Ok, un trabajo repleto de detalles electrónicos, que primaban siempre sobre las melodías (muchas veces inexistentes) lo que le convertía en un disco denso y poco accesible. Y es precisamente en este punto donde radica la principal diferencia entre aquel lp y el actual Finally we are no one, las melodías, tratadas con exquisito mimo en esta ocasión, que hacen que cada arreglo electrónico y cada loop vayan encaminados a buscar el perfecto equilibrio entre histrionismo y armonía.

Tal vez tengamos que darle las gracias a Tino Maas y a su sello Morr Music por editarles a estos islandeses hace apenas un año un ep, tal vez el auge de la llamada inditrónica haya creado el caldo de cultivo ideal para que Finally we are no one haya sido comparado con grandes obras como Vespertine o Agaetis Byrjum, no tanto por su procedencia geográfica como por su forma de construir melodías frágiles y quebradizas jugando con todas las posibilidades del minimalismo electrónico y las técnicas digitales de grabación, tal vez… la realidad es que Múm han entregado este 2002 un trabajo elegante, donde lo que predomina es la búsqueda de la melodía imposible para, una vez llegado al extremo de sutileza y detallismo, ir poco a poco deconstruyendo los temas hasta acabar tal y como habían empezado.

El incansable ritmo de “Don’t be afraid, you have just got your eyes closed”, la delicadeza vocal de “Green grass of tunel” y “How there‘s that fear again”, las burbujas de “Behind two hills… a swimmingpool” constituyen los momentos álgidos de un trabajo enormemente bello en su esencia y en su desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.