Punto y final al BAM 2002

La última jornada del BAM volvió a reunir a miles de personas en las instalaciones de la Estació de França. No se produjeron los colapsos del sábado, pero no faltó demasiado. Desde primeras horas de la noche ya se podía a imaginar que no iba a haber la tranquilidad del domingo, tranquilidad que va unido a la sensación de fracaso, ya que uno de los grupos que se perfilaba como plato fuerte del festival, Soft Cell, no consiguieron atraer a más de 3000 personas.

Nos unimos a la gran fiesta con The Herbaliser, uno de los primeros supergrupos que pasaron por el escenario principal. Los productores Jake Wherry y Ollie Teeba, junto a su gran séquito, animaron el inicio de la noche con mucho ritmo hiphopero, una vocalista rapera, Bloodflower, que hizo a bailar todos los asistentes, y sobre todo, mucha, mucha fuerza para empezar el último día del festival de la mejor manera posible. Después fue el turno de Macaco, que competían directamente con Zebda por ser los grandes triunfadores de la noche. Por la respuesta del público, fueron los franceses los que se llevaron este honor. Pero el segundo megagrupo de la jornada, una formación que reúne a catalanes, argentinos, venezolanos, colombianos y brasileños, los reyes del mestizaje hoy en día, que con su mezcla de reggea, hip hop e influencias latinas consiguen arrastrar a muchos seguidores, salió al escenario a matar. Todos los componentes del grupo dieron lo mejor para presentar los temas de su último trabajo, Rumbo Submarino.

Y para continuar con esta fiesta multicolor y multicultural, Zebda, que consiguieron la acogida más calurosa y emocionada de la jornada. Su propuesta de mestizaje con mensajes reivindicativos y ritmos caribeños entusiasmaron al público, que no dejó de saltar, bailar y corear los temas durante toda la actuación. Y los siete componentes del grupo, con tres cantantes a la cabeza, maravillaron por sus bailes y sus espectaculares pequeñas coreografías. Para muchos, el gran concierto de la jornada. La electrónica fue la encargada de cerrar la noche. Dj Dioni Sánchez y Shakedown pusieron el punto final a los conciertos des escenario principal.

Mientras esto ocurría en el escenario principal, en el del Mondo Sonoro se estaba produciendo otro tipo de fiesta, casi tan concurrida como el concierto de Aina, los dos momentos del escenario exterior. El inicio de la noche fue más flojito. Nos acercamos a ver a Electrocugat, una propuesta muy curiosa que combina la elegancia de la música de los cincuenta con unas suaves bases electrónicas. Tras Axel Krygier, el hombre orquesta al que no pudimos ver ya que estábamos en Macaco, llegó el turno del hip hop puro y duro, el rap en todo su esplendor con la presentación del sello C.R.E.A.M. El rapero Mucho Muchacho, cuyo último single lo ha inaugurado, ejerció de maestro de ceremonias, repartiendo camisetas entre los entusiastas del hip hop, mientras sus compañeros de sello, Dj Caesar, Zemo y Supernafamacho dibujaban la banda sonora de la presentación. La salida de Mucho Muchacho atrajo a muchísimo público, que había estado pululando de un escenario a otro, esperando a que el gurú hiphopero hiciera acto de presencia. Chulo y desafiente, es un pequeño líder de masas capaz de movilizar a un buen número de incondicionales. Pocos minutos después de su salida el escanario, la pista estaba a reventar. el hip hop en España está en muy buena forma, y eso quedó claro ayer por la noche. Puede que te guste, puede que no, pero no se puede negar que está viviendo un buen momento.

Nos recogimos después de cuatro días de conciertos, con la sensación de haber vivido demasiadas veces la sensación de agobio. Está de moda esto de ir a festivales de música. O al menos eso parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.