Richard H Kirk de Cabaret Voltaire fallece a los 65 años

Richard H Kirk, miembro fundador de los pioneros de la música electrónica e industrial en las décadas de 1970 y 1980 Cabaret Voltaire, ha fallecido a los 65 años.

Así lo confirmaba su sello Mute:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MUTE (@muterecords)

“Con gran tristeza confirmamos que nuestro gran y querido amigo, Richard H. Kirk, ha fallecido.

Richard fue un genio creativo imponente que llevó un camino singular e impulsado a lo largo de su vida y carrera musical.

Lo extrañaremos mucho.

Pedimos que su familia tenga espacio en este momento.

Mute”

El uso experimental de sintetizadores y loops de cinta por parte de Cabaret Voltaire fue una gran influencia en una generación de artistas de pop, house, techno y art-rock.

Kirk formó el grupo en 1973 con Stephen Mallinder y Chris Watson, en la Universidad de Sheffield, y se nombraron a sí mismos Cabaret Voltaire haciendo referencia al club nocturno de Zurich que fue el lugar de nacimiento del movimiento artístico dadaísta.

Descanse en paz.

Un comentario en «Richard H Kirk de Cabaret Voltaire fallece a los 65 años»

  • el 22 Septiembre, 2021 a las 11:24 am
    Enlace permanente

    Inesperada noticia. Cuando tus ídolos desaparecen también parte de ti se desvanece, aunque afortunadamente personajes como Richard H Kirk dejan tal legado sonoro que siempre estará ahí. Sus grabaciones, su experimentación y su influencia en el devenir de la música electrónica y el pop en general. No paro de escuchar en los últimos años producciones mainstream que echan mano, a veces sin saberlo, de los trucos sonoros que Kirk ya comenzó a ingeniar a finales de los 70. Con él ya escuchábamos samplers antes de que se inventase el sampler. Recuerdo la primera vez que escuché su música, con Cabaret Voltaire, en la radio (sí, en la radio) allá por 1983/84. Recuerdo el primer disco que compré de ellos, el mítico directo Hai!, Disco complicado de cojones para un adolescente y que tardé meses en digerir completamente hasta sumergirme de pleno en aquella manera ruda, obsesiva, única y adictiva de entender el ritmo, en toda su inmensidad. Se ha ido una parte esencial de mi existencia musical. “In the begining there were rhythm”

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien