Tarzán, el hombre mono que no pasa de moda

En los últimos años, los clásicos se han vuelto tendencia en el mundo de la literatura. Como si hubiésemos viajado varias décadas atrás en el tiempo, bandas como Queen y relatos como el de Aladino están a la orden del día. Asimismo, los seguidores de artistas como David Bowie o AC/DC pueden rememorar su época dorada a través de recientes obras como Bowie. La historia ilustrada, en la que la editorial BLUME muestra la vida del cantante británico, o AC/DC – For those about rock, que explica la trayectoria del mítico grupo desde sus inicios. Por otra parte, también son tendencia las historias de ficción cuyos personajes se han vuelto inmortales para el espectador, como es el caso de Tarzán.

El origen del rey de la jungla

Debido al inmenso número de adaptaciones que ha tenido Tarzán en todas las plataformas, el carismático personaje siempre tiene nuevo contenido que ofrecer. Por ello, algunos se sorprenden al descubrir que el rey de los monos no es una invención reciente, sino que tiene más de 100 años. Su origen se remonta a la primera década del siglo XX, cuando el estadounidense Edgar Rice Burroughs creó su historia para las Pulp Magazines. El novelista, que no tenía experiencia en el mundo de la escritura, trató de convertirse en militar. Sin embargo, sus problemas de salud le impidieron ser parte del ejército y se dedicó a hacer trabajos variados.

Al darse cuenta de que no encajaba en ningún oficio, Burroughs se sumergió en el mundo de los libros para abstraerse de su precaria vida laboral. A causa de su nueva afición, escribió un relato y consiguió publicarlo con facilidad, lo cual le animó a crear la historia de Tarzán. Ésta se publicó en 2012 para las mencionadas Pulp Magazines, y en 2014 se convirtió en un libro. Inesperadamente para el novato autor, “Tarzán de los monos” fue un éxito en ventas, y no tardó en convertirse en todo un fenómeno. Tan solo cuatro años después, dicho título llegaría a la gran pantalla y sería dirigido por Scott Sidney.

En la primera novela, Burroughs nos narra de forma sencilla y amena cómo se convirtió Tarzán en un habitante más de la jungla. La historia parte con el abandono en la selva de los padres del protagonista, Lord Greystoke y la embarazada Alice Rutherford. Tiempo después, debido a varios infortunios, ambos fallecen y un simio llamado Kala decide ayudar a Tarzán para que aprenda a sobrevivir. Así, dejará a un lado sus hábitos humanos y se adaptará a las normas de los animales. Con los años, demostrará una inteligencia superior y aprenderá a hablar y escribir. Las aventuras de Tarzán se narran a lo largo de 24 novelas del autor y de algunas complementarias con novelistas diferentes.

 

La influencia y el impacto de Tarzán

El rey de los monos no solo ha protagonizado decenas de películas y series, sino que también ha tenido adaptaciones en cómics. Ejemplo de ello son los ejemplares de Hal Foster editados por Planeta de Agostini, disponibles en plataformas como Castilla Comic. Entre los numerosos productos que se han creado de Tarzán, también se han creado juegos de tragaperras, como el perteneciente a Betway. El casino, que dispone de alrededor de cien tragaperras de tres y cinco tambores, cuenta con una de Tarzán desarrollada por Microgaming. Además, se han creado varios videojuegos de Tarzán que siguen vendiéndose en Amazon, como Disney’s Tarzan para PlayStation y Tarzan Free Ride para PlayStation 2.

Las vivencias de Tarzán también han servido para inculcar distintos valores, tal y como la amistad y el respeto por los animales. De igual manera, se observan estas características en “El libro de la selva” de Joseph Rudyard, una de las obras que inspiró a Burroughs. Por su encanto en general, la influencia del rey de la jungla ha llegado incluso a museos como el du Quai Branly, donde se presentó la exposición “¡Tarzán! O Rousseau entre los Warizi”. Finalmente, si después de haber leído Tarzán te quedas con más ganas, algunas lecturas recomendadas para este verano son “Yo soy Brian Wilson y tú no” y “Tom Waits, el aullido de la noche”.

Y Tarzán también también está en las canciones, como por ejemplo:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.