The Icicles – A Hundred Patterns (Microindie Records)

Aunque el nombre de la banda The Icicles (los carámbanos) nos pueda sugerir frío, ambientes lúgubres y poco soleados, lo cierto es que su música poco, más bien nada, tiene que ver con esto. Esta banda americana ha publicado de la mano de Microindie Records su primer larga duración, “A Hundred Patterns”, tras haber debutado con el ep “Pure Sugar”, que resume perfectamente la esencia y los orígenes de este cuarteto, formado por Gretche DeVault (voz y guitarra), Joleen Rumsey (voz, teclados), Emily Kruger (Bajo) y Grez Krupp (voz, batería).

El elemento que nos guía a través de un viaje fresco y veraniego son los teclados, una de sus señas de identidad, y clave en muchos de los temas. Sus melodías tienen un carácter muy optimista y jovial, pero no por eso carente de interés ni de una cierta melancolía que las hace mucho más atractivas. No estamos hablando de tontipop ni de chiclepop ni nada por el estilo, sino de un registro cercano a bandas tan deliciosas como Heavenly. Otro elemento que acentúa aún más este atractivo es su naturalidad y la sencillez de sus estructuras, en absoluto pretenciosas, aunque tampoco descuidadas, ya que todos los detalles que las forman están donde deben estar, y nada sobre ni nada falta.

Cuentan con la producción y la colaboración a la guitarra en “Pretty” de Jeff Baron, de Ladybug Transistor. Todo el álbum desprende un gran brillo y mucha calidez propia del pop más clásico. A todo esto ayuda una línea de bajo muy suave, el medio tiempo y las candorosas voces de los tres vocalistas, que se combinan a la perfección y sin causar ninguna estridencia.

Si bien The Icicles no van a resultar un referente en el pop, y seguramente para mucha gente no se trate más que de unas canciones pasajeras, qué bueno poder disfrutar de ellas, aunque luego caigan en el olvido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.