The Raveonettes

Nos apetecía hacer algo que enganchara, que la gente pudiera cantar, algo extrovertido y divertido, angelical y diabólico al mismo tiempo

Hola Sharin. En Muzikalia siempre es un placer hablar con vosotros. Por cierto, la última vez que os entrevistamos estabas un poco nerviosa ante la posibilidad de tener que salir a cantar sola debido a la afonía de Sune. Al final así fue, pero el concierto resultó igualmente sensacional. ¿Cómo viviste la experiencia, Sharin?

Pues la experiencia fue muy extraña porque siempre escribimos nuestras canciones para dos voces… pero recuerdo que los conciertos fueron muy buenos y tuvimos gran apoyo por parte del público.

Bueno, está muy reciente la publicación de “In and out of control”, y tengo que deciros que para mí es vuestro mejor disco. ¿Tenéis vosotros esa misma sensación?

Gracias. Creo que siempre tenemos esa sensación con cada nuevo álbum en el momento de su lanzamiento. Todos ellos tienen un sitio especial en mi corazón, cada uno es diferente.

Efectivamente, da la sensación de que no os gusta repetiros demasiado. Con “Pretty in black” sorprendisteis a los que esperaban otro “Chain gang of love”; luego en “Lust lust lust” volvisteis a vuestros orígenes más ruidosos, y ahora habéis dado un giro hacia el pop más fresco y limpio. ¿Os planteáis como objetivo que cada nuevo trabajo sea distinto?

Lo vemos como una progresión natural, es a lo que tendemos en cada momento. Quizás sí, cada álbum es un poco una reacción al anterior…una necesidad de hacer algo distinto. “Lust lust lust” era un álbum “anti-coros”, oscuro e introvertido, así que esta vez nos apetecía hacer algo que enganchara, que la gente pudiera cantar, algo extrovertido y divertido. Al menos por lo que respecta al sonido.

También se nota una evolución en las portadas de vuestros discos. Personalmente prefiero las primeras, con esas imágenes tan cinematográficas que mostraban el universo Raveonettes: los 50 y primeros 60, bandas de motoristas, Marlon Brando, James Dean, películas de serie B…ese logo vuestro ya clásico me recordaba mucho a los títulos que usaba la Hammer para publicitar sus películas de terror. ¿Por qué lo habéis cambiado?

Las imágenes de nuestros primeros discos eran tan fieles estilísticamente a un mundo “retro” que no sentíamos que representaran la diversidad de nuestra música, electrónica y moderna, sino que más bien representaba solamente nuestros referentes históricos.

Lo que no cambia son esas letras sentimentales, melancólicas, urbanas y trágicas como las de George Morton para las Shangri-Las. Es curiosa e impactante vuestra forma de mezclar esas letras oscuras con melodías alegres y dulces voces. El contraste resulta incluso inquietante, como en “Boys who rape (should all be destroyed)”, o en esa mezcla de optimismo y tristeza que es “Suicide”.

Angelicales y diabólicas al mismo tiempo…Sí, nos gustan esos contrastes. Me gusta llamar a este álbum una tragedia “bubblegum”.

También los títulos de las canciones son impactantes: “Bang!”, “Boys who rape”, “Suicide”, “D.R.U.G.S.”, “Break up girls!”… ¿Existe alguna conexión, un motivo para ello, o es simplemente casualidad?

Creo que sentimos que la música resultaba tan directa, dulce y agradable, que vimos la posibilidad de crear una tensión muy interesante haciendo que las letras y los títulos fueran más agresivos. Dejamos la interpretación de su significado al oyente.

“In and out of control” suena más actual que vuestros discos anteriores. En algunas canciones, como en “Breaking into cars”, os acercáis al pop new wave que se está haciendo esta década en Suecia, por ejemplo, con grupos como The Sounds. ¿Estáis de acuerdo? ¿Ha tenido algo que ver el hecho de volver a grabar en Dinamarca, y sobre todo la producción de Thomas Troelsen?

¿Sí? Es difícil de decir. Cuando creamos un álbum nos guiamos mucho por el instinto, hacemos lo que nos parece correcto en cada momento. Afortunadamente no creemos que debamos ser fieles a ningún estilo o género en concreto…simplemente hacemos lo más indicado.

Sin embargo la atmósfera sigue ahí. Hay momentos en los que la guitarra de Sune me recuerda a la maravillosa Stratocaster de James Calvin Wilsey en los primeros discos de Chris Isaak. Pienso entonces en las películas de David Lynch, en Twin Peaks, en largas carreteras que cruzan el Medio Oeste, California, la America profunda, y entonces veo que todo cobra sentido, que las referencias permanecen.

Cierto. Nuestra música, como siempre, es capaz de evocar muchísimas imágenes.

Hablando de referencias, es curioso que os pregunten tanto por Jesus & Mary Chain y tan poco por Suicide, con quienes tenéis mucho en común aparte del sonido. De hecho, Martin Rev ha colaborado con vosotros en alguna ocasión. Además, ambos grupos abrís vuestro disco de debut con una canción sobre motoristas fantasmas. No me digáis que es casualidad, ¿o sí?

Definitivamente somos muy fans de Suicide…e incluso de una banda como Silver Apples que inspiró mucho a Suicide…Ya sabes…hay tantas referencias en nuestra música…bandas, libros, películas…

Cuando se habla de The Raveonettes también suele sacarse a relucir el nombre de los Ramones. De hecho vuestra música me recuerda bastante a su disco de 1980 con Phil Spector, “End of the century”. Aunque por propuesta musical y visión del pasado tal vez os sintáis más cercanos a The Cramps. ¿Con qué banda os quedáis?

Bueno, ambas son bandas que nos han inspirado mucho, es difícil escoger una porque son bastante diferentes. Pero posiblemente sepas que “Gone forever” es una referencia directa a los Ramones y a una de sus canciones…incluso Sune se inspiró mucho en la forma de cantar de Joey Ramone para su interpretación de esa canción.

Me encantó la versión de “My boyfriend’s back” (The Angels) que hicisteis para “Pretty in black”. Creo que tu voz, Sharin, casa a la perfección con aquellos himnos adolescentes de los grupos de chicas de los últimos 50 y primeros 60. ¿Os habéis planteado la posibilidad de hacer un disco de versiones?

Gracias. De todos modos, para ser honestos, mirando hacia atrás pensamos que “My boyfriend’s back” es como si no perteneciera al álbum, nos parece que está un poco fuera de lugar. En realidad hicimos la versión para un juego de ordenador, aunque de alguna manera acabó incluida en el disco. No obstante, se trata de una gran canción, escrita además por nuestro buen amigo y productor Richard Gottehrer.

Volviendo a la actualidad, ahora mismo estáis de gira por Estados Unidos, y después vendréis por Europa. ¿Tenéis prevista alguna fecha en España? ¿Tal vez el próximo año? Habéis venido bastante por aquí en los últimos tiempos. ¿Qué opinión os merece el público español?

España siempre es divertida, aunque nos resulta algo extraño lo tarde que empiezan las actuaciones. Hemos llegado a tocar a las 3 de la mañana, y parece que los festivales no empiezan realmente hasta cerca de la medianoche. Hemos disfrutado realmente en Benicàssim y otros festivales. La verdad es que sabéis pasarlo bien.

Una pregunta personal, Sharin. No sé si te apetece hablar de ello, pero estoy muy intrigado acerca de tu estancia en la India antes de formar el grupo. Creo que estuviste allí estudiando la música clásica autóctona, algo que me parece muy interesante y fuera de lo común. ¿Nos puedes contar algo de aquella experiencia?

Estuve estudiando el antiquísimo estilo vocal del Dhrupad durante 4 meses en Poona, con mi profesor/gurú, perteneciente a la decimonovena generación de una larga estirpe de cantantes. Fue una experiencia bonita y que me hizo sentir humilde…cuando más aprendía más me daba cuenta de que no sabía nada. Es casi una ciencia…inmensamente sofisticada.

Bueno, muchas gracias por la entrevista. Ha sido un placer. Esperamos saludaros pronto en persona. ¡Hasta la próxima ocasión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien