Transformer de Lou Reed cumple 40 años. Recordamos el célebre disco del artista norteamericano

Hay encuentros musicales que han marcado un antes y un después en la historia de la música: John Lennon conoce a Paul McCartney; Syd Barrett a David Gilmour y Roger Waters o Morrissey a Johnny Marr. Uno de estos encuentros fue el de David Bowie y Lou Reed, que tuvo como consecuencia el álbum Transformer, del que se cumplen ahora 40 años. Sus canciones siguen hoy intactas al paso de los años y sus hits generacionales como “Perfect Day”, “Walk on the Wild Side” o “Satellite of Love” brillan con una potente luz imperecedera. Reed se situó de nuevo en lo más alto como ya hizo con The Velvet Underground, pero en esta ocasión lo consiguió abrazando el glam rock.

transformer

 

 

Transformer: la historia de un encuentro

Transformer, publicado el 8 de diciembre de 1972, fue el segundo disco en solitario de Reed después de su paso por The Velvet Underground. Cuando abandonó en 1970 la que fue una de las bandas más influyentes de la historia contemporánea, Reed se fue a trabajar con su padre de mecanógrafo cobrando 40 dólares a la semana. Sin embargo, poco después firmó un contrato con RCA Records y grabó su primer disco titulado Lou Reed junto a miembros del grupo de rock progresivo Yes. El álbum estaba formado por temas inéditos de The Velvet Underground y dos canciones nuevas. A pesar de ello, Lou Reed no tuvo un gran éxito con su primera obra en solitario.

Un músico que sí estaba acariciando la gloria y triunfando en esa época era David Bowie. Ya en sus inicios el cantante había mostrado su admiración por The Velvet Underground y Lou Reed. Lo demostró en la canción “Queen Bitch” incluida en el disco Hunky Dory (1971), un claro guiño al estilo del innovador grupo de Nueva York. “Me gustó” murmuró Lou Reed muy poco dado a alagar a los demás. En el repertorio de sus directos, Bowie también incluyó las canciones de The Velvet “White Light / White Heat” y “I´m waiting for the man”.

El mayor éxito de Bowie llegaría un año después con The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, que salió a la venta el 6 de junio de 1972. Ziggy Stardust no fue sólo un invento meramente musical, sino posiblemente la creación más original, rentable e inteligente por parte de un músico. Tras su éxito espacial, Bowie encontró tiempo para promocionar a otros músicos como Dana Gillespie, Freddi Burretti y George Underwood. Posteriormente, Bowie coprodujo Raw Power (1973) de su amigo Iggy Pop. El mismo Iggy dijo que aceptó que Bowie le mezclara el disco porque la otra opción era que éste no se publicara.

reedbowiepop

Poco después de hacerlo con Iggy, Bowie y Mick Ronson, el guitarra de los Spiders from Mars, colaboraron con Lou Reed. De hecho, el creador de “Space Oddity” creía que el ídolo pop definitivo sería una mezcla entre las composiciones de Reed y la personalidad de estrella de dibujos animados que era Iggy. Bowie diría años después que fue excitante que Reed aceptara que él le produjera un disco porque era un gran admirador del músico. “Estaba petrificado e intimidado“, admitió. “Realmente quería trabajar para él y hacer un álbum memorable que la gente no olvidara“.

¿El resultado? Un disco de glam rock que se convirtió en uno de los más trascendentales de la segunda mitad del siglo XX y no sólo por su música sino también por sus salvajes letras. Guitarras eléctricas (más limpias y menos oscuras en su mayoría que las de The Velvet), instrumentos de viento, muchos coros y ritmos rock llenan un disco que tiene un claro aire a las obras de Bowie sobre todo a Hunky Dory y The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars.

El álbum está plagado de auténticas joyas comenzando por “Vicius” o “Hangin´ ´round” y finalizando por “Goodnight Ladies”. Asimismo, hay tres de las canciones más importantes en la carrera de Reed: la preciosa y dramática balada “Perfect day”, la melódica “Satellite of love” y la imprescindible e inmortal “Walk on the wild side”.

Lou Reed kissing David Bowie

Reed conseguiría el éxito comercial con este disco al que ayudó, y mucho, la participación de Bowie en el proyecto. A pesar de ello,Bowie y Reed acabaron con su relación de trabajo y amistad después de la publicación del disco. No trascendió el motivo de su discusión y no volvieron a colaborar hasta pasados más de 20 años cuando Reed participó en el concierto para celebrar los 50 años de Bowie en el Madison Square Garden en 1997. Los dos volverían a colaborar de nuevo con el disco The Raven de Reed en 2003.

 

Un paseo por el lado salvaje

Si Bob Dylan creó un mundo de fantasía y desesperación con Desolation Row, Lou Reed hizo algo similar pero mucho más crudo. El cantante de The Velvet retrató las vivas imágenes de un mundo underground lleno de travestis, prostitutas, alcohólicos y drogas. Ya lo demostró en The Velvet Underground and Nico con letras tan mordaces y reales como “Heroin” o “I´m waiting for the man” (Feeling sick and dirty, more dead than alive / I´m waiting for my man / Hey, white boy, what you doin´ uptown? / Hey, white boy, you chasin´ our women around? / Oh pardon me sir, it´s the furthest from my mind / I´m just lookin´ for a dear, dear friend of mine) y lo volvió a hacer enTransformer y sobre todo en “Walk on the wild side”.

Reed hizo una invitación a caminar en el lado más salvaje llevados por una banda sonora que se mueve entre el glam rock y el jazz. El cantante admitió que le pareció interesante dedicar cada verso a un personaje distinto a Holly, Candy, Little Joe, Sugar Plum FairyJackie, que se creía que era James Dean por un día. El tema habla de Holly que se fue de Miami haciendo autostop, se afeitó las piernas y ya dejó de ser él para ser ella o de Candy que era querida por todos o de Sugar Plum Fairy que salió a la calle buscando alimento para el alma y un lugar para comer. Mientras, como dice la canción, las chicas de color cantan: “doo doo doo, doo…”

Los mismos personajes que describe en “Hangin´ ´round” donde está Jeanny que era una mocosa malcriada joven, que pensaba que lo sabía todo y fumaba cigarrillos mentolados y tuvo sexo en el hall; Cathy que era un poco surrealista y se pintó todos los dedos de los pies Harry, que era un hombre joven y rico que se convertiría en un sacerdote.

En “Vicious“, Reed describe a una chica viciosa de una forma muy cruda como suelen ser las letras del cantante: “You want me to hit you with a stick / But all I´ve got is a guitar pick / Oh baby, you´re so vicious“. En la canción el músico asegura no tener ganas de conocer a una chica como ella y que por eso cuando la ve venir quiere irse lejos: “Vicious, hey why don´t you swallow razor blades / You must think that I´m some kind of gay blade”.

Hay distintas interpretaciones de la canción “Perfect day” sobre si Reed habla del amor o de su adicción a las drogas. En cualquier caso describe cómo sería un día perfecto: bebiendo sangría con otra persona en el parque y al anochecer volver a casa o alimentar a los animales en el zoológico, una película y a casa.

Versiones

Los dos grandes éxitos de Lou Reed de Transformer: “Perfect day” y “Walk on the wild side” han sido versioneados en múltiples ocasiones y por distintos músicos. Muzikalia recuerda algunas de estas versiones:

PERFECT DAY

El cantante de ópera Luciano Pavarotti y Lou Reed interpretaron la canción en 2001.

Elvis Costello y Lou Reed en un espectáculo en el año 2008.

Antony Hegarty y Lou Reed.

La peculiar versión de los jamaicanos The Jolly Boys.

Muchos cantantes colaboraron con Lou Reed en 1997 en la versión de la canción para la BBC con el objetivo de ayudar a la fundación Children in Need. Entre otros colaboraron, además de Reed, Bono, David Bowie, Elton John, Brett Anderson, BBC Symphony Orchestra o Tom Jones.

 

WALK ON THE WILD SIDE

Moby hizo una versión de la canción en un concierto en 2005

The Strokes también hicieron una versión del tema dando más energía a las guitarras.

La banda alemana de soul Tok tok tok, la versión más original.

El cantante de The Clash, Joe Strummer, también interpretó la canción.

La versión de Dave Stewart y Vanessa Paradis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.