Universal Circus – Shining Light Series (Mushroom Pillow)

Entre muchas propuestas convencionales, de tanto en tanto nos encontramos con una sorpresa, con un disco de los que no te dejan indiferente, que emociona y que sorprende por su calidad y su novedad. Es el caso de Universal Circus y su Shining Light Series.

Universal Circus está formado por dos ex Automatics, José Lozano y Poncho, David Morales y Jose Antonio Mesa de Smoker Snails y de Alvaro Blas, batería de los granadinos Starchildren. Con este álbum vuelven a la actualidad, y lo hacen por todo lo alto con un disco muy ambicioso – quizás uno de los más en estos últimos tiempos –, con el que han conseguido un resultado verdaderamente sensacional. Para ello, han contado con la impecable producción de Carlos Hernández en el Refugio Antiaéreo de Los Planetas en Granada, que ha estado trabajando con ellos durante el año que ha durado la grabación.

A lo largo de todo el trabajo, el quinteto de Jaén deja muy claro que sus referentes son en buena medida cinematográficos, y el hilo conductor de álbum no es otro que las películas de ciencia ficción. A partir de paisajes futuristas y galácticos, crean un universo en el que todo recuerda a las historias de naves espaciales, desde los títulos de las canciones (el single de presentación “He’s too a robot”), hasta la música, en la que las melodías más propiamente pop se mezclan con todos los efectos posibles que la tecnología puede facilitar, creando atmósferas espaciales a veces muy difusas. Aunque las bases pueden resultar convencionales, es sin duda el tratamiento de los arreglos, el uso de los sintetizadores, las distorsiones, etc, lo que hace que éste sea un gran disco.

Los excesos se convierten, sin duda alguna, en virtudes, y son estos efectos los que nos hacen revivir a lo largo del disco, la preciosa puesta de sol de la portada (“J.U.N.O.(The Woman…)” o “Lucy in the space”) y nos transporta a momentos realmente evocadores a través de melodías directas y al mismo tiempo alucinógenas. Shining Light Series es uno de esos discos que se deben escuchar con el volumen del reproductor bien alto, cerrando los ojos y sentado en el sofá, sin dejar que nada más te moleste. Y disfrutarlo, desde la primera hasta la última nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.