Veronica Falls – Waiting For Something To Happen (Bella Union)

Si de algo no se puede acusar a Veronica Falls es de tomarse mucho tiempo para entrar a grabar la continuación de su aclamado debut; cuando aún retumban los ecos de las ya célebres “Found love in a graveyard”, “Beachy head” o “Bad Feeling”, cocinadas a fuego lento y presentadas en formato largo tras mucho tiempo de rodamiento por los escenarios, aquí los tenemos de nuevo embarcados en la ardua tarea de evitar que comparemos el siempre difícil segundo disco con tal celebrada carta de presentación.

Waiting for something to happen sigue las coordenadas allí marcadas, con sus melodías tan C-86 – Sarah Records ya reconocibles, con esos juegos vocales chico-chica tan bien conseguidos, redondeando un disco que ya desde la primera escucha suena más directo si cabe, entregándose de lleno al pop de melodías directas y redondas, como las de la tripleta “Broken toy”, la titular “Waiting for something to happen”, por la que matarían los desaparecidos en combate Camera Obscura, o la sobresaliente “If you still want me”;  apenas levantan el pie del acelerador en “Shooting star” o “Daniel” , sin perder un ápice de ritmo y frescura en el desarrollo del álbum. Por el camino seguimos agradeciendo esos ecos de glorias siempre presentes como  The Pastels, Comet gain, The Smiths, Field Mice o Wedding Present.

Con la magia intacta, sabiendo como pocos jugar a contar historias de tintes siniestros envueltas en papel de regalo de lo más colorista, la banda entrega un tour de force trufado de dianas pop que resulta absolutamente arrebatador y del que salen ampliamente victoriosos, asentándose en el grupo de cabecera del pelotón de bandas inglesas de nuevo cuño; ellos saben que su momento es aquí y ahora por lo que se puede considerar más que acertada la decisión de publicar sin demora estas trece nuevas postales en blanco y negro sobre amor, amistad, vida y muerte.

“Cover me in flowers/  Let me count the hours/ Cause I can´t wait to meet my fate/ Bury me alive” canta la siempre inquietante Roxanne Clifford en mi favorita “Bury me alive”, ardiente y sarcástico manual de autoayuda que ejemplifica bien a las claras el mundo de Veronica Falls, un mundo excitante y lleno de misterios aún por resolver. O ese clásico instantáneo que es “Teenage” con su ya célebre estribillo “Driving late at night / I let you listen to the music you like/ Then I´ll drop you home” al que seguro no resulta difícil poner cara en nuestro archivo sentimental. “My heart beats” completa con su ritmo ágil e innegable pegada el trío de ases ganadores que ya conocíamos antes de la publicación del disco.

No inventan nada, no buscan explicaciones metafísicas sobre fenómenos paranormales, pero logran hacernos sentir poniendo música a lo que muchos experimentamos día a día dentro de ese complejo mundo de las relaciones humanas,  perfectamente ejemplificado en “Boken toy”: “Cause you´re a broken toy / it´s true/ but I am broken too/ A broken toy like you”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.