Yann Tiersen – La Riviera (Madrid)

Creo que sería extraordinariamente difícil y arriesgado llevar a buen puerto las melodías dulces, tristes y desgarradoras de Yann Tiersen en directo tal y como suenan en los discos, y creo que así lo debe de pensar también el francés, pues la verdad que el concierto que dio ayer en la riviera, (expectante y llena como hacía mucho tiempo que no la veía) fue algo totalmente distinto a sus grabaciones, y posiblemente en ello estuvo el éxito del mismo.

Comenzó la cosa con largas y espeluznantes introducciones que resultaron algo frías al principio con un Tiersen multiplicándose para coordinar las grabaciones con el violín, la mandolina, y los sintetizadores, pero que poco a poco se fue calentando dejando que el sonido, y el ruido se apoderase de los instrumentos y las maquinitas de sus seis acompañantes para cuajar un ensordecedor y abrupto “till the end” que fusiono de manera magistral  con “amy”, el primero, y uno de los mejores temas de su último disco Dust Lane, el cual interpretó por completo a excepción de “chapter nineteen”, que precisamente se echó de menos.

Una vez con el ambiente lo suficientemente caldeado, y con el público consciente de que poco o nada tenía que ver la melancolía y nitidez de las canciones en su  disco con los distorsionados y rasgados temas que estaban escuchando, llegó uno de los momentos más esperados de la noche, ese en que la luz cae, y todo el mundo desaparece del escenario salvo Yann y su violín, que de manera lenta comienza a sonar en clave de “wire” para emocionar a todo el público con el dramatismo de la sonoridad de su arco y sus dedos, ganando velocidad a medida que pasaban los minutos, y rematando con una variación del tema junto con toda la banda, eso sí, después de la correspondiente ovación del público ante semejante demostración de sentimientos.

Fue a partir de entonces cuando finalmente el grupo se liberó de sus contenciones, y la banda sonó en conjunto, potente y generando una sonoridad y un ambiente tremendamente oscuro y a la vez sublime con la unión de tres grandísimos temas de Dust Lane como fueron “ashes” y su cierta sonoridad soviética, la maravillosa “fuck me” que no lo fue tanto en la voz de Yann, y “palestine” que brilló, pero de nuevo en un modo muy distinto a como lo hace cuando suena en el disco.

En la recta final del concierto, y en el primer bis (algo apresurado), los franceses echaron la vista atrás para recuperar temas como “esther” o “le quartier” que si bien tuvieron una buena acepción, por supuesto que nada comparado con la fabulosa deconstrucción que hizo de su famoso tema “Amelie”, el cual comenzó con chirriantes y solitarios sonidos electrónicos, para poco a poco ir de nuevo ganando sonoridad de la mando del resto de la banda, y terminar rasgando el violín con fortísimas bases y haciendo algo casi indistinguible y opuesto a la parisina melodía de acordeón que todo el mundo recuerda de la película.

Por último, y para confirmar la teoría de típico concierto que fue de menos a más, el segundo bis (esta ves sí, tras una gran y larga ovación), tuvo por nombre “secret place”, y por apellidos el estruendo y el volumen de todos sus aparatos sonando a la vez y las caras sonrientes y de satisfacción de un numerosísimo público que si bien no se encontró lo que esperaban, sin duda que tampoco les defraudó lo que escucharon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.