Yo La Tengo – Sala Aqualung (Madrid)

A las diez en punto de la noche el público abarrotaba la sala Aqualung y poco después salían a escena Ira, Georgia y James. Comenzaron tranquilos pero ya en el tercer tema hicieron honor a sus orígenes y anunciaron a los allí presentes que éste no iba a ser simplemente un concierto tranquilo sino mucho más, durante mas de dos horas los de Hoboken dieron una gran lección de lo que debería ser un concierto, tres bises, un repertorio casi inigualable, entrega, pose… poca pero una actitud increíble que poco a poco estamos dejando de ver en el mundo de las guitarras.

Yo La Tengo nos transportaron al principio de los 90, me volvían a la retina imágenes de los Pixies, Pavement bandas que eran capaces de combinar las mejores melodías jamás soñadas con inhumanas descargas de electricidad. Eso es en resumen lo que se vio en Aqualung, un maravilloso juego de intensidades, de ritmos y de matices que consiguieron hacer viajar al publico por los universos del sonido puro y crudo.

El concierto tuvo también varios puntos a recordar, uno de ellos Ira destrozando la guitarra y dejándola sin una sola cuerda en un ataque de epilepsia eléctrica, otro, una grupie (nunca pensé que YLT tuvieran grupies) que hizo reír a algunos y quizás llorar a otros y por último el gran viaje de Ira, otra vez, en manos de los asistentes por todo el recinto en otro gran recuerdo de los conciertos de antaño.

Sin lugar a dudas uno de esos conciertos de los que sales entusiasmado, quizás incluso temblando o enamorado, no lo sé, fueron muchas las emociones que allí surgieron pero eso sí, con la seguridad de que habías visto a unos YLT potentísimos y un show para recordar durante mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.