Ainara LeGardon – Moby Dick (Madrid)

La fecha de Madrid era una cita señalada dentro de la gira de presentación de We once wished (11), el nuevo trabajo de Ainara LeGardon. Y lo era por presentar a la bilbaína con toda una banda sobre las tablas: hasta cuatro personas sobre un escenario, algo bastante insólito para la economía de medios que suele gastar la artista, abogando siempre por el menos es más.

Y es que un disco tan rotundo lo merece. Una obra que pide pegada, urgencia y solidez. De eso no faltó precisamente, gracias al trabajo eficiente de una base rítmica inapelable con la batería de Héctor Bardisa (The Grave Yatch Club) y el bajo de Rubén Martínez (Tokyo Sex Destruction).  A eso hubo que añadir el trabajo eléctrico a la segunda guitarra de Hannot Mintegia (Audience).

Poco importaron los nervios iniciales, los acoples o la sensación de que algo incontrolado estaba presente: la velada se saldó con una sobresaliente demostración de carácter y rock seminal por parte de Ainara LeGardon. Lógicamente, su nueva criatura fue la protagonista, con una incendiaria primera mitad de concierto donde nos trituró con “You Gave me” y “We once wished” seguidas tras el inquietante arranque con “Make it mine forever”, uno de los temas que más se vino arriba en vivo junto a “I left” y la orgiástica “Before waking up” con agradecidos ecos a Lisabö.

Elogiable resultó un tramo intermedio de cancha para temas antiguos, especialmente los dos dedicados a Forgive me if i don’t come home to sleep tonight (09), del que sonaron “I won’t forget” y “The third”, un parto difícil y valiente sin el cual muy posiblemente no tendríamos a una Ainara tan desatada y expansiva actualmente.

Con inteligencia, la protagonista se reservó para el bis una bomba de relojería inmediata como su single “Thirsty” y su ya clásico “Forget just anything”, que terminaron por dejar a la audiencia conmocionada y más que satisfecha.

Antes, la potente garganta de Moby Dick, sólo con su acústica, nos retrotrajo a los ambientes destilados por Eddie Vedder en la banda sonora de Into the wild (07). Y sí, él también iba de cuadros. Como Ainara. Como yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.