Doctor Divago – Wah Wah (Valencia)

Es una lástima, y un síntoma de los tiempos que corren, que una banda tan buena como Doctor Divago tenga que actuar en salas pequeñas y encima regalar un EP a la entrada. Pero ellos son inmunes a la depresión. No sólo eso, diría incluso que son uno de los mejores antidepresivos que se pueden recetar hoy en día por estos lares. Había ganas de verles, a pesar de que actuaron en la misma sala hace poco más de un año, pero entonces no pude asistir. Además quería refrendar en directo las buenas sensaciones que me produjo su último disco, La belleza muda de los secretos del mar (La Produktiva Records, 2010). 
Doctor Divago 04

Estaba anunciada también la actuación de Honky Tonky Sánchez (Carlos Sánchez, exMercromina), todo un telonero de lujo, pero al final no pudo ser y se cayó del cartel. A eso de las 23h salieron los Doctor Divago al escenario y, tras un rápido vistazo a un no muy numeroso pero entusiasta público al que no le importaba lo más mínimo lo que La Roja estuviera haciendo en Boston a esa misma hora, se dirigieron una mirada en la que quise adivinar un pensamiento que más o menos vendría a ser: “colegas, da igual cien que cien mil, a darlo todo”. Acto seguido arrancaron con una interpretación brutal de “Tan enfermo” a la que siguió la exquisitez pop de “La belleza muda de los secretos del mar”, el tema que da nombre a su ahora ya penúltimo trabajo. Penúltimo ya porque vinieron a presentar su nuevo CD-EP Madre de todas las demencias. Sí, el que regalaban a la entrada. La primera canción en aparecer, casi al principio, fue “La vida de nadie”, pero también lo hicieron más tarde “Amantes faquires” (ya incluida en su CD largo), “Madre de todas las demencias” y la gran versión de Los Pasos “Tiempos felices”.
Doctor Divago 02

La voz de Manolo Bertrán sonaba impecable, con la misma potencia y los mismos matices que en disco. El sonido de la sala ayudaba, por supuesto. Fueron cayendo temas recientes pero ya clásicos como “Cuando perdimos el rumbo”, “Los tontos buenos tiempos”, una maravillosa “La habitación de Charo”… La sección rítmica hipnotizaba, con el bajo de Edu y la batería de Wally marcando el ritmo, desarrollando fondos y machacando estómagos. Claro que el resto de la banda no tiene desperdicio: la guitarra de David no necesita presentación, es una de las señas de identidad de los últimos Doctor Divago, y el gran Chumy (con su inseparable armónica) tuvo también sus diversos momentos de lucimiento, aparte de aportar un aire de rock’n’roll clásico a temas que en principio pudieran parecer más pop. Más de veinte canciones después, “Tirando a dar” sirvió para cerrar la primera parte del concierto.
Doctor Divago 04-06-2011

Para los bises se habían guardado uno de los ases de su último disco: esa maravilla de pop clásico que es “Las especies del abismo”. En directo, como muchas otras canciones antes, sufrió una transformación que la convirtió en un pelotazo capaz de patear los traseros que, en las primeras filas, no paraban de moverse al ritmo de la música. El cierre definitivo del concierto sirvió para recordar dos grandes canciones que ya tienen sus años: “Eva”, tan fresca y entrañable como el primer día, y “Vertiginoso atleta moral”.
Doctor Divago 3

Mientras Doctor Divago se despedían y desfilaban hacia el camerino el público aplaudía y pedía más. Saboreando las todavía recientes sensaciones que me dejó el concierto me invadió la idea de que el grupo está en un momento de forma extraordinario, y que su larga trayectoria sigue siendo ascendente, veinte años después. Esperamos que dure este momento dulce de inspirada madurez, que nosotros lo veamos y que se traduzca en llenazos en sus conciertos y en difusión y ventas de sus discos. Por actitud, entrega y valía lo merecen.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien