Hooton Tennis Club – Highest point in Cliff Town (Heavenly / PIAS)

Hay algo en este debut de los británicos Hooton Tennis Club, surgidos en Merseyside, que suena enormemente americano. Seguramente son esas guitarras desaliñadas tan propias del indie rock de los 90, de grupos como Pavement, Weezer o Yo La Tengo, que suenan en cortes como “Up in the air”, el tema que abre el disco, en “Kathleen sat on the arm of her favourit char” o, arrastrándose con pereza, en “…and then Camilla drew fourteen dots on her knee”. Una desgana rockera acompañada de euforia juvenil y melodías atrayentes que les emparenta de alguna forma con ese rock de college tan americano.

Pero también hay algo en Highest Point in Cliff Town (Heavenly/PIAS, 2015) que suena inequívoca y brillantemente británico. Algo que, salvando las distancias, los convierte en una hebra más de un hilo que atraviesa toda la historia del pop de las Islas, desde The Kinks hasta Arctic Monkeys pasando por XTC o Blur. Todos ellos están presentes de algún modo: en las letras repletas de hechos cotidianos y muy ingleses, como comer en el campo o tomar el té; en una ligera ironía también muy British, algo contenida dada la edad de los componentes del grupo y su relativa inocencia; en los títulos de las canciones, largos y burlonamente banales (“Something much quicker than anyone but Jennifer could ever imagine”, además de los mencionados en el primer párrafo) o en la desafiante forma de cantar temas como “P.O.W.E.R.F.U.L.P.I.E.R.R.E.”, al estilo Blur en su época Parklife, mientras que en el resto de canciones no se puede evitar escuchar algún eco de la voz de Andy Partridge (XTC) o incluso Jarvis Cocker (Pulp).

El mundo necesita cantantes comprometidos, canciones socialmente relevantes y discos que cambien la vida de la gente. Pero también necesita grupos como Hooton Tennis Club que canten a las pequeñas cosas de cada día, que transiten por la cara amable e intrascendente de la vida y que nos recuerden lo excitante y divertida que puede ser (principalmente si eres joven y haces música, claro). Teniendo en cuenta que quizás estemos hablando de la clave del éxito de Hinds, creo que Hooton Tennis Club merecen un reconocimiento similar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.