Lülla – Fiesta (Malatesta Records)

Al terminar de escuchar discos como este a uno le asaltan un par de preguntas: ¿cuántas bandas que valen la pena y que subsisten tirando de pasión y heroicismo se nos escaparán por no tener repercusión? Y, ¿qué es lo que hace falta para que la chispa acabe prendiendo y catapulte a un grupo que de verdad lo merece? A estas alturas no sabría contestar a ninguna de las dos cuestiones, no en este formato y sin divagar, así que sólo diré que la propuesta de Lülla es de esas que merece la pena descubrir.

Su primer disco, Fiesta (Malatesta Records), es una colección de temas que han ido grabando a lo largo de su existencia, desde que se reunieran por primera vez en abril de 2004. Lülla se presenta en sociedad con un sonido que no parece tener fisura alguna, y  en el que la asombrosa voz de Carolina Otero brilla en el interior de una envoltura de sonidos tan elegante como contundente. Si Lülla fuera un tanque de combate, no tendría punto débil.

Este Fiesta bien podría haberse llamado Party. Lülla quedaría igual, pero su cantante podría llamarse Caroline, Kim o PJ. Y podrían ser, perfectamente, de Boston o Nueva York, en lugar de Valencia; entonces, posiblemente, importaríamos, byte tras byte o en la tienda de discos de turno, un disco del que hablaríamos maravillas. Esta es una licencia que me permite el sonido de esta banda, cóctel de carretera, sexo e inquietud, y que bebe de lo que pueden destilar discos de The Breeders, Sonic Youth o PJ Harvey. La fuerte personalidad de temas como “Is that enough?”, “Your suffocation/my party”, “Away”, “I have a gun” o “Lullabies of tankmen” lo deja muy claro: Lülla tiene la chispa.

Sin duda, yo me apunto a la Fiesta de Lülla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.