Smith Westerns – Soft Will ( Mom + Pop)

Llega el verano y uno agradece discos como el tercero de Smith Westerns; su pop soleado, sobrado en efectismo y efecitividad, ejerce de perfecta banda sonora para días de calor y playa, de relajación y sublimación del hedonismo tras un año de esfuerzos no siempre recompensados. Al igual que con los estupendos lanzamientos de Foxygen y Ducktails, éste Soft will (2013) es un disco para disfrutar sin prejuicios y dejarse engatusar por unas melodías trazadas con inocencia y sensibilidad; la de cuatro chicos dispuestos a escribir su pequeña página en una supuesta enciclopedia del pop ensoñador. Ése que empezamos a reconocer cuando Flaming Lips decidieron compartir con el mundo su sana locura. Y al igual que en el caso de Ducktails y su sustancial mejora en cuanto a sonido, la producción de Chris Coady (presente en trabajos de Grizzly Bear o Beach House, entre muchos otros) da el empujoncito necesario para que todo suene en su sitio.

Lejos quedan los inicios con su debut homónimo de 2009, sucio y áspero muestrario de melodías rock & roll que para nada aventuraba un viraje a terrenos pop como el que actualmente transitan. Fue con el ya notable Dye it blonde (2011) cuando empezamos a percibir su potencial para ingresar en la liga de los nuevos valores del pop delicado y escapista. Es por ello que este tercer disco resulta una lógica evolución de una banda capaz ahora de facurar perlas como el primer single “Varsity” o el nuevo “Idol” (con un video tan casero como nostálgico, carne de crítica para aquellos míticos capítulos de Beavis and Butt-head), dos de los mejores singles que servidor ha encontrado hasta la fecha en un disco de pop facturado en 2013, y además lograr que el nivel no decaiga a lo largo del minutaje.

Pero las buenas noticias no terminan ahí; “3am spiritual” (brillante apertura), “Glossed” (single potencial), “Cheer up” (dulce medio tiempo no demasiado lejos de The Shins) o la directa “Fool proof” son algunos de los aciertos aquí entregados que, siguiendo los patrones de su anterior trabajo, consiguen sonar más concisos y directos si cabe. Hasta se atreven con un anecdótico instrumental de gusto lisérgico como es “XXIII”.

Sin apenas hacer ruido, Soft Will se revela irresistible y, bajo su modesta apariencia, recoge suficientes muestras para ser reivindicado como un delicioso ejercicio de pop contenido. En otras palabras es un disco que exige poco y entrega mucho. Poco a poco se les ve más sueltos y seguros para ser capaces de llegar a un público si no mayoritario si al menos más amplio del que hasta ahora les rendía cuentas. Intacta sigue esa dulce ingenuidad tan presente en sus letras; sirva como ejemplo la mencionada “Varsity” “And I know it´s hard to be alone . Count the days, count the nights, but don´t get by…”  Soledad, amor, el paso del tiempo… Nada nuevo bajo el sol pero entregado con chispa e innegable tino melódico.

Jóvenes y con aún mucho recorrido, las mejores líneas de los de Chicago puede que aún estén por escribir, pero haciendo balance no podemos negarles el valor de lo hasta ahora entregado y seguir marcando con negrita su nombre cuando de pop de quilates se trata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien