1ª Delicatessen de Músicas Sanas – Club Vademecwm y Cine Salesianos (Vigo)

Aprovechando el pase de alguna de las bandas que eran cabezas de cartel de este festival por el de Porto, el Colectivo Sinsal de Vigo organizaba esta 1ª Delicatessen De Músicas Sanas, en Club Vademecwm y en el Cine Salesianos

Domingo 29 de Junio

Para comenzar, la primera cita era en el Club Vademecwm a las 21:00 con el grupo local Trem Fanstasma y los ingleses, Hood, uno de los cabezas de cartel junto con Luna.

En el Festival de Porto, Hood, tuvieron problemas con los instrumentos, y tuvieron que tocar con éstos prestados. Parece que en Vigo volvió a parecer algo parecido, ya que el concierto se pospuso hasta las 23:30. Fueron dos horas y media de espera en la Casa de Arriba, local anexo al Vademecwm y donde se aglutinaba todo el grueso de espectadores.

Una vez dentro, los encargados de inaugurar el festival fueron Trem Fantasma. Esta banda viguesa debe su nombre a una canción de los brasileños Mutantes. No estamos hablando de músicos noveles, ya que en esta joven formación se aglutinan gente que ya ha estado en otros proyectos como Foggy Mental Breakdown o Siniestro Total. Su buen hacer se ve sobre el escenario, donde levantaron tantas ovaciones como sus teloneados, Hood.

Trem Fantasma desarrollan una estética musical entre el jazz, blues e incluso el tango. Y es que en su primera maqueta nos encontramos con temas muy variopintos, como lo son sus sonidos en directo, con gran cantidad de instrumentos que se complementan a las mil maravillas. Los ritmos más jazz y blues se integran con las melodías más clásicas, como sucede cuando entra en juego el violín.

Después de esta gran actuación llegaba el turno de los de Leeds, Hood. Las expectativas eran impresionantes. Sus discos son de una fuerza descomunal y quería comprobarlo en directo. No defraudaron, la verdad.

Su actuación la versaron sobre Cold House (01). El disco más electrónico de su carrera. “You Show No Emotion At All” es increíble como suena en directo, con esa voz tan acogedora y sus rasgaduras electrónicas.
El proyecto de los hermanos Adams se desenvuelve con maestría tanto en los terrenos del pop electrónico, como del post rock, como incluso e atreven con los registros más variopintos.

Se notaba a la banda que disfrutaba de la actuación, y esto contagiaba al público. Si nos hubiésemos tapado las orejas, y no dejásemos que la música traspasase a nuestros oídos, y sólo empleásemos nuestros ojos para fijarnos en su actitud hubiésemos alucinado con la escena: un batería intentando destrozar las cajas, un bajista con movimientos típicos de grupo heavy y un cantante – guitarrista ensimismado en su propio mundo.
Una bonita foto, sin duda.

La capucha nos envolvió y parecía no dejarnos salir de nuevo a la realidad. Era un mundo ideal. ¿Por qué se terminó tan pronto? Vaya, las tres de la mañana.

Lunes 30 de Junio

Segundo día de festival. Algo cansado con motivo de la noche anterior y aún recordando la magnífica actuación de Trem Fantasma y Hood.
Pero debía estar a tope para recibir a Explosions In The Sky y Luna. Dos estilos contrapuestos, dos maneras de entender la música de distinta manera, pero con un mismo objetivo.

El lugar escogido para esta ocasión fue el Cine Salesianos, ya que la afluencia de personas era tal que el Club Vademecwm se hubiese quedado pequeño. Estamos hablando de unas 500 personas, y el día anterior ya se habían reunido unas 200.

Esta vez sí que no hubo ningún problema técnico ni humano y la cita empezó casi puntual. Los primeros en actuar eran Explosions In The Sky, de los cuales me habían sorprendido sus dos trabajos, How Strange, Innocence (00) y el extenso (por lo menos en título) Those Who Tell The Truth Shall Die, Those Who Tell The Truth Shall Live Forever (01).

Yo no sé si fue por la situación (era la primera vez que estaba en un concierto sentado), si por la absoluta oscuridad (en un cine esto es lógico), si por el buen sonido (absolutamente perfecto) o por el buen hacer de estos chicos de Texas, pero fue sin duda el mejor directo de todo el festival.

Este cuarteto empezó su recital acompañados con un cantante, algo insólito, ya que sus discos son totalmente instrumentales. Hasta aquí era como una toma de contacto. Pero es que en el momento que se prendieron a su esencia y desplegaron todo el arsenal de sonidos, el cine parecía caerse encima. Brutal, absolutamente brutal.
Los comparan con Gybe! o con Mogwai, grupos ya consagrados del post rock, pero Explosions In The Sky ya son una realidad con identidad propia que escapa de comparaciones y de saberse mediante el nombre de otros.

Fue un recorrido por los temas de sus dos trabajos, con especial atención a “Greet Death”. “Have You Passed Through This Night”, “With Tired Eyes, Tired Minds,…”, “A Song For Our Fathers”, “Magic Hours” y “Glittering Blackness”, todos ellos con la levitación de Munaf Rayani, Christopher Hrasky y compañía. Lo de Munaf controlando los pedales en el suelo del escenario es para recordarlo, así como todos sus movimientos convulsionados.

Una hora y media de recital para dar paso a los cabezas de cartel junto a Hood, Luna.
Los americanos son unos veteranos y eso se nota. Tienen muchas tablas y hacen alarde de ello. Pero de una manera positiva: demostrándolo sobre el escenario.

El cambio de estilo respecto a Explosions In The Sky era notable. El rock indie hacía presencia y se trasladaba a todas las butacas del cine. Ya no era igual que antes. No era para estar sentado. Tomé posición de esto y me levanté para poder disfrutar de Luna de pie. Y desde el medio del pasillo, y hacía la parte de atrás (donde nos reuníamos varios) tome parte de lo que allí se avecinaba.

Sonaron sus canciones más antiguas con las nuevas: temas del Bewitched (94), como la propia que da título a este Lp, Pup Tent (97), Romántica, con la fabulosa “Lovedust” y su ritmo de guitarra contagioso, hasta su último trabajo, Close Cover Before Striking (02).

No está mal acabar la noche con uno de los clásicos de la escena indie.

Viernes 4 de Julio

Última cita del festival con Jeans Team y Dj Kitten. Era el momento de la electrónica y la vuelta al Club Vademecwm. Ya no era momento de estar sentado, sino de dejarse llevar por los sonidos más rasgadores de la electrónica actual.

Los primeros en comenzar fueron los alemanes Jeans Team. Estos chicos son un verdadero espectáculo encima del escenario. ¡¡Vaya fuerza que trasmiten al público!! Gozan ellos con lo que están haciendo y hacen que gocemos los demás.

Sus canciones rozan el punk electrónico. Su actitud en el escenario es como la de un grupo punk, pero con arreglos electrónicos y en donde, en vez de guitarras y bajos rasgadores, aparecen pequeños teclados (como aquellos Casio que nos regalaban en nuestros cumpleaños o primeras comuniones) que estrujan para sacarles el mayor número de notas posibles.

Sin duda el mejor momento de la noche fue cuando interpretaron “Keine Melodien”, su gran hit. Las voz estruendosa que marca el estribillo se hacía notar de sobremanera y luchaba por abrirse un hueco entre los sonidos electrónicos.

Después de los alemanes le tocaba el turno a Dj Kitten, un Dj que es una celebridad en Portugal, ya que está presente en todos los festivales de consideración de nuestro país vecino.

Fue una oportunidad de apreciar por primera vez en Vademecwm de los temas que más están sonando en la escena indie – rock. Fue una verdadera delicia poder disfrutar de “Seven Nation Army” de The White Stripes… ¡quién lo iba a decir!. La sesión fue muy heterogénea y con mucha marcha.

En definita, un buen telón para un festival que debería volver a repetirse. Que no se quede en una edición. Queremos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.