50 años del rock de Detroit. 10 canciones para entender su evolución

1969 fue uno de esos años que la música norteamericana difícilmente puede olvidar. Al barro de Woodstock y, por lo tanto, a la cumbre y decadencia del rock psicodélico, se sumaron los lanzamientos debut de MC5 y de The Stooges. Kick Out The Jams y The Stooges, respectivamente, coincidían en el fondo de su propuesta y abrieron los caminos necesarios para acunar años más tarde al punk, pero sobre todo a la consolidación de la escena garage, haciendo de ese estilo una seña de identidad más de Detroit, de donde procedían ambas formaciones. Repasamos en diez propuestas parte de la historia de este último medio siglo de guitarras sucias y subcultura en la ciudad del motor.

The Pleasure Seekers – What a Way To Die, 1965

No sería justo empezar esta lista directamente en 1969. Unos años antes de los lanzamientos que enmarcan este especial, muchas bandas allanaron el terreno para una nueva explosión musical en Detroit. Quizá una de las más especiales fue The Pleasure Seekers, donde una jovencísima Suzi Quatro participó, con 15 años, en la grabación de su primer single, que incluía “What a Way to Die”.

 

The Stooges – I Wanna Be Your Dog, 1969

Leyenda viva (aunque parezca mentira) y testigo de cinco décadas de rock en casi todas sus formas, Iggy Pop probablemente no hubiera sido el mismo sin The Stooges. Asentando las bases a partes iguales de los futuros desarrollos del garage, del punk e, incluso, del metal, el debut homónimo de la banda dejó secuelas de por vida. Como curiosidad, el piano y las campanas de trineo que se escuchan son obra de John Cale, de The Velvet Underground.

 

MC5 – Kick Out The Jams, 1969

Motherfuckers!” Uno de los vocativos más famosos surgidos de Michigan de la garganta de Rob Tyner, con el que el cantante de MC5 apelaba a revolver un poco el ambiente. Kick Out The Jams, grabado en directo un año antes de su publicación, y su homónima canción insignia se mantuvieron como una de las referencias indiscutibles de todos aquellos que reivindicaron la escena de Detroit como semilla del punk.

 

The Punks – Drop Dead, 1973

En solo cuatros años que duraron, The Punks dejaron claro que el hardcore nació mucho antes de los ochenta. Herederos de la versión más furiosa de The Stooges, la banda de Waterford (en el área metropolitana de Detroit) se anticipó varios años empleando la velocidad propia de géneros celebrados posteriormente con su proto-punk de alta intensidad, como atestigua esta joya de principios de los setenta.

 

Death – Keep on Knocking, 1976

La relevancia de este trío con un solo 7” publicado mientras estaban en activo (se separaron en 1977) radica en su propuesta visionaria de un punk que, salvo honrosas excepciones, estaba destinado a irrumpir con fuerza lejos de los barrios afroamericanos. Ellos fueron una de esas excepciones, reivindicada solo muchos años después. Cómo sería el terremoto al desempolvar su historia que “Keep on Knocking” incluso aparece en la saga de videojuegos de Tony Hawk, formalizando así su paternidad del skate punk.

 

The Romantics – What I Like About You, 1980

Surgidos en 1977 en plena efervescencia punk y new wave, The Romantics sobrevivieron a Detroit porque fueron capaces de imprimir a su power pop, muy cercano a The Knack o a sus vecinos transfornterizos The Diodes, unas más que marcadas influencias garajeras herederas de los padres de la escena de finales de los sesenta.

 

The Gories – Nitroglycerine, 1990

Nacidos en 1986, The Gories, llamados así por el programa televisivo de los sesenta Gidget, posiblemente aportaron más referencias de la subcultura popular que nadie a la escena blues punk y garage de Detroit. Aunque en 1989 publicaron su primer LP, House Rockin’, su primer single “Nitroglycerine” data de 1990 y fue una auténtica declaración de intenciones.

 

The Detroit Cobras – Cha Cha Twist, 1998

Una versión que merece la pena ser revisada. The Detroit Cobras abren su disco debut Mink, Rabito or Rabbit con esta interpretación del “Cha Cha Twist” de Brice Coefield donde quedan más que claras sus intenciones: diversión a base de una buena dosis de garage retro cocinado en los bajos de cualquier edificio de Detroit.

 

The Dirtbombs – Chains of Love, 2001

Los más soul de la oleada noventera del garage punk. Tanto que su segundo álbum estaba formado, casi en su totalidad, por versiones de canciones soul y funk, como la de “Chains of Love” de J. J. Barnes. Si la música negra de los sesenta se interpreta con la actitud más rockera, este disco es, sin duda, el álbum paradigmático.

 

The White Stripes – Seven Nation Army, 2003

Poca presentación hace falta para The White Stripes y la creación del himno generacional Seven Nation Army. Seis años y cuatro álbumes después de su formación como banda, la que quizá fue la pareja musical más mediática de Detroit reventó las listas de medio mundo con este single contenido en Elephant. Una visión más depurada del garage pero con indudable genética de Michigan.

Un comentario sobre “50 años del rock de Detroit. 10 canciones para entender su evolución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.