Crow Jane – Contradiction (Nevada Music)

Si alguien me pidiera que definiera esta época con una palabra, escogería sin dudarlo, de entre las muchas que me vienen a la cabeza, “velocidad”. Todo va a toda prisa, sin dar tiempo a disfrutar de lo bueno e incluso, a veces, a sufrir por lo amargo. En estas circunstancias la música va y viene sin detenerse apenas en nuestro cerebro, lo que le quita un importantísimo porcentaje de efectividad, porque la música no está pensada para mascarla y escupirla cuando ya no tiene el mismo sabor que al primer mordisco.

La reflexión viene a cuento de algo que me ha ocurrido con este álbum de un grupo español llamado Crow Jane, algo que me pilló totalmente a contrapié. Un día cualquiera a mediodía me llega la copia de promoción a mi casa, directamente desde la discográfica. Uno, que es muy educado, envía un email de agradecimiento por la noche que, poco rato después, es respondido con la noticia de que el grupo ya no existe. ¿Qué hacer? ¿Reseñarlo igualmente? La pregunta se la trasladé al propio álbum, esperando que sus canciones me respondieran.

Y vaya si lo hicieron. Contradiction es un discazo desde el principio (“Possible” va a ser uno de mis temas nacionales del año) hasta el final (“Porcelain” y sus siete minutos de subidas, bajadas, y ese celestial punteo de guitarra que no se quita de la cabeza). Melodías perfectas y canciones brillantes que combinan de manera sorprendente con la muy áspera voz de Jordi, el cantante: como el melón con jamón, los dátiles con bacon, o Tom Waits haciendo versiones de Sarah Records. “You`re the only one” es una canción perfecta que podrían haber firmado los Pshychedelic Furs a medias con los Replacements, igual que “Clown”. Los arreglos de temas como “Circus”, “Marshmallows” o “Pride and joy” son brillantes, muy acertados, como lo son en general en todo el álbum, como también lo es la sección rítmica, que contribuye a la atmósfera general construida por una guitarra de sonido inquietante y metálico. Como en los buenos álbumes de The Church, vaya.

No sé lo que pasará con Crow Jane y sus ya ex-componentes, pero desde luego han dejado un álbum que, si hubiera más justicia musical y menos prisas por leer, escuchar un minuto de canción y saltar a la siguiente novedad, sería de culto dentro de unos años. Tal vez entonces se reúnan en algún Primavera Sound y todo el mundo descubra esta maravilla. Hazme caso y escucha estas canciones ya: cuando llegue el momento podrás presumir diciendo aquello tan primaveril de “yo ya los conocía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien