El peruano Fabricio Robles nos invita a conocerlo en un viaje «Pasajero»

A inicios de la década pasada, el Perú vivió un resplandor creativo en su música independiente que hasta el día de hoy sigue sorprendiendo alrededor del mundo. Entre 2010 y 2011 vimos nacer a varios de los proyectos que al día de hoy lideran los festivales más importantes del país y representan a los peruanos en sus similares a nivel regional. Actos como Novalima, Dengue Dengue Dengue, Kanaku y El Tigre, Cumbia All Stars, Tourista, entre otros, son algunos referentes de esta nueva ola ‘alternativa’. Sin embargo, la música de alcoba también trajo al frente nuevos rostros: Negra Valencia, Cristina Valentina, La Lá, Santa García o Fabricio Robles, jóvenes entusiastas con un futuro promisorio. Hoy nos detendremos a hablar de Fabricio Robles, a propósito del lanzamiento de su cuarto álbum: Pasajero.

Desde su aparición en el circuito musical independiente de Lima con su bien logrado EP Videotapes (2015), el cantautor y productor peruano Fabricio Robles ha destacado por su poesía sonora intimista que se mueve entre la tristeza y la esperanza y bebiendo del indie pop y folclore latinoamericano. Luego de establecerse en Buenos Aires, Argentina, donde reside desde 2016, presentó su primer álbum de larga duración Dónde (2018), el EP Puentes (2020) y un puñado de singles en los que plasmó su madurez humana y artística.

Esta vez nos presenta Pasajero, su esperado cuarto álbum. Un disco que es el trabajo más íntimo e introspectivo de Fabricio y hace alusión a lo efímero, a las acciones y recuerdos que transcurren brevemente en el tiempo. A lo largo de las ocho canciones que conforman el álbum, el autor plantea un enfoque bastante personal enfatizando en su lado sentimental, tierno y temporal utilizando una estética nostálgica, calmada y cálida.

 

De igual modo, Robles se inspiró de diversas maneras para componer canciones con una suerte de dedicatorias ocultas para personas y situaciones importantes en su vida: “Canción para Lili”, “Zamba de la Tata”, “Canción para que sonrías”, etc. Y al mismo tiempo, el vivir la pandemia solo en Buenos Aires permitió que el autor vierta sus miedos, inquietudes, amores y esperanzas en canciones muy personales como “Espejo” o “Decir”.

En cuanto a su sonoridad, Pasajero se nutre de un variado buffet de sonidos y estilos musicales que van desde la zamba argentina, pasando por el bolero y el merengue, pero teniendo como común denominador al soul pop, ya que todos los cortes que conforman el disco comparten una estética ligada al ‘indie’ y la canción de autor manteniendo siempre la consigna de explorar diversos ritmos latinoamericanos.

A continuación puedes escuchar al completo Pasajero, el nuevo disco de Fabricio Robles.

 

Fabricio Robles en redes sociales:

Instagram
Twitter
Facebook

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien