El viaje de la música Drill: de Chicago, al resto del mundo

El drill es un subgénero del hip-hop que se originó en en el South Side de Chicago a principios de la década de 2010. Muchos tienden a confundirlo con el trap, pero existen diferencias notables tanto musical como líricamente. La música trap surgió en los estados del sur de EEUU, especialmente en Atlanta, caracterizándose por el uso de baterías sintetizadas centrándose casi por completo en la caja y los charles, con diferentes tempos. Por su parte, en la música drill el sonido de charles prácticamente desaparece, haciendo un mayor uso de sintetizadores y autoajustes para crear un sonido más oscuro y cargado de eco.

El nombre ‘drill’ proviene de un término de argot usado en peleas, un reflejo de las experiencias que a menudo se representan en el género. A mediados de la década de 2010 el South Side Chicago se vio envuelto en una violenta crisis donde múltiples pandillas luchaban por el control de pequeñas áreas de la ciudad. En comparación con otros géneros y subgéneros del hip-hop, éste se define mucho más por la cultura que rodea la escena que por una estricta adherencia a las reglas o estilos de producción.

Uno de los grandes pioneros del drill es Chief Keef, artista del sur de Chicago y miembro de la notoria pandilla callejera ‘Black Disciples’. Las propias experiencias de Keef con la violencia y las pandillas que llegarona dominar el South Side tuvieron un gran impacto en su música.

Como apunta este interesante artículo del blog Roll And Feel de Smoking sobre la Música Drill: «Keef no tardó en fichar por una gran discográfica, Interscope, y se unió a otro veterano de la música drill, King Louie, en el álbum de West de 2013, Yeezus. Otros raperos de drill como Lil Durk, Lil Reese, G Herbo y el fallecido Fredo Santana se beneficiaron de la atención». 

 

En 2012, la música drill se estaba convirtiendo en todo un fenómeno, algo que terminó de despegar cuando Chief Keef lanzó su sencillo de debut «I Don’t Like», y aún más cuando el popular artista criado en la ciudad Kanye West lo remezcló para incluirlo en Kanye West Presents: Good Music – Cruel Summer, un álbum colaborativo y recopilatorio de GOOD Music con la participación de otros músicos del sello como Pusha T, Big Sean, Teyana Taylor, Cyhi the Prynce, Kid Cudi, John Legend, Common, D’banj y Malik Yusef. En él se incluía a una serie de invitados entre quienes estaba el propio Keef o estrellas como 2 Chainz , Jay-Z y Travis Scott.

El drill, un género a exportar

La irrupción del movimiento drill de Chief Keef y Chicago en 2012 fue una auténtica sacudida. Nadie podía imaginar que ese sonido hiperrealista e hiperviolento llegaría a definir la meca del hip-hop tradicionalista de la ciudad de Nueva York en la siguiente década. Pero su nacimiento no solo estimuló la música de EEUU, sino que echó raíces en Australia, Irlanda y, sobre todo, en Inglaterra.

La energía brutal que rodeaba el movimiento se ha convertido desde entonces en la base para que muchos artistas callejeros británicos canten sus historias con honestidad, lo que ha provocado un alejamiento del grime como la forma dominante del rap local. El auge de la música drill en las islas también ha convertido a Londres en un semillero de debates sobre la violencia de las pandillas y sus orígenes, con políticos que señalan que el drill es el problema, mientras que activistas y artistas se apresuran a defenderlo como un síntoma de la opresión económica y el racismo que se respira en los suburbios de la capital.

La escena «drill» de Londres nació en cuanto esa «I Don’t Like» se hizo popular. Si bien las calles del Reino Unido no están llenas de armas, la cultura de las pandillas en Londres se parece a la de Chicago en su estructura dispersa barrio por barrio y con menos violencia organizada. Muchos fanáticos del drill en el Reino Unido apuntan a «Kennington Where It Started» de Harlem Spartans como un punto de inflexión para que el drill pasara del underground al sonido dominante.

 

El rapero recientemente asesinado Bis hizo de «Kennington» la grieta final por la que se colaron un buen número de nuevos artistas. Desde que salió a la luz a principios de 2017, las listas oficiales del Reino Unido han sido copadas por raperos como Headie One, Russ, DigDat, Poundz o Digga D, entre muchos otros.

Pero estos focos locales no son lo único de esta expansión. Las colaboraciones internacionales entre artistas de drill ya han ocurrido y están abriendo las puertas a una cultura global. El británico DigDat contó con el músico de Detroit Tee Grizzley en su álbum debut, mientras que los raperos estadounidenses Gunna, Lil Baby, Roddy Ricch y Casanova también se unieron a colegas británicos en sus últimos lanzamientos.

El drill está en alza, trasciende las fronteras culturales y toma crudas instantáneas de la opresión diaria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien