FIB, de una orilla a la otra

Contaba ayer Melvin Benn, el nuevo director del Festival Internacional de Benicàssim, que la edición de 2014 ha sido una edición de transición. Se han perdido bandas por culpa de la actual situación económica del festival, y lo que tenía que haber sido un cartel incontestable para celebrar las dos décadas ha acabado siendo… bueno, este cartel. Un cartel con la vista puesta en las listas de venta británicas, con unos cabezas infalibles pero de risa en algunos casos, y muy deficiente en el apartado nacional y la electrónica.

Contaba también Melvin Benn que el año que viene volverá a haber FIB. Que no estará Prince porque no actúa en festivales. Que no estará Bowie porque, simplemente, no gira. Que a Led Zeppelin tampoco los esperemos porque saldrán de gira en capitales. Pero que habrá edición vigésimo primera y que la encaran con ilusión y optimismo, enfocados en devolver al FIB el prestigio que un día tuvo.

Falta ver si, además de ilusión, les acompaña el talonario y, lo más importante, si sus intenciones son invertir en música o invertir en público. Si es más importante recuperar la noria o una carpa electrónica donde no haya que escuchar “Song 2” hasta cinco veces en cuatro días. Si es más importante vender la imagen idílica de playa y sol o recuperar una serie media que antes conformaba un superfestival en sí misma. Podríamos seguir hasta mañana enumerando mucho de lo que el FIB tuvo un día y ahora ha perdido. Falta ver si tienen la intención de recuperarlo.

Porque aquí, que no se le olvide a Melvin Benn, se han vivido noches muy grandes y conciertos memorables. Este año lo ha vendido como una edición puente. Nosotros lo hemos vivido así también, como puente, pero como esos puentes colgantes, inestables y precarios. Lo cruzas porque confías que resistirá, con más fe que seguridad, sin disfrutar demasiado del camino y con la vista puesta en la otra orilla. Pero con la sensación de que en cualquier momento aquello puede descolgarse y se acabó.

Sí, es muy cierto lo de ‘larga vida al FIB’, pero no de cualquier manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!