John Fogerty – Puerta del Angel (Veranos de la villa 2009) (Madrid)

John Fogerty, aquel genio de la Creedence, ha vuelto a la carga y por fin se ha decidido a pasar por la piel de toro. Y sí, esta parte esencial de la música nunca había venido por estos lares. Tras algo más de 40 años de carrera, solo o con sus tres socios dentro de la mítica formación californiana han sido capaces de enseñarnos un ramillete de los mejores himnos populares de la música mundial.

Cuatro conciertos en este comienzo del verano han traído hasta España a un músico que revolucionó la música y que marcó una época esencial para la cultura mundial. Junto a aquellos Santana, Canned Heat, Grateful Dead, The Who, Janis Joplin, The band, Hendrix o Jefferson Airplane participó en el recordado y premonitorio Woodstock, sin duda germen de lo que ahora son los eventos musicales. Pero Fogerty ha llegado hasta aquí en una gira mucho más humilde, incluso más íntima, a pesar de las 3.000 personas que llenaron el escenario preparado para Los Veranos de la Villa el pasado 13 de julio.

Acólitos y simpatizantes rendidos a sus pies desde que abriera el concierto con “Hey Tonight”, la noche se desarrolló por lugares de sobras conocidos. Pero es que nadie quería otra cosa. La primera visita de este trovador californiano nos tenía que recordar que él fue capaz de crear “Bad moon rising”, “Green River”, “Suzie Q”, “Down on the corner”, “Have you ever seen the rain?” “Fortunate son” o “Born on the Bayou”. Todas sonaron. Todas se agradecieron. Y principalmente por lo supuso recuperar el verdadero rock and roll.

Pero no fue solo y únicamente concierto Creedence…, su larga carrera en solitario quedó también retratada, incluso nos sirvió un avance del que será el próximo disco que saldrá en otoño. Y todo para demostrar que sigue siendo el mismo tras este casi medio siglo de carrera musical. Alterna guitarras acústicas con eléctricas, country con rock pantanoso, y una energía que para sí la quisieran muchos. A lo largo de las dos horas y junto con su muy solvente banda Fireworks, botó y nos hizo botar. Y se despidió en lo más alto del concierto con un par de generosos bises: “Rockin´ all over the world” y la maravillosa “Proud Mary”. Después el telón cayó y la vuelta a casa nos dejó con sus imprescindibles composiciones en la cabeza.
Y es que hemos recuperado al mito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.