Kid Harpoon – Once (Young Turks)

Es muy habitual que un disco del que esperas una cosa acabe siendo otra muy distinta una vez le das al botoncito. Algunas veces esperas un buen disco y te lo encuentras de frente confirmando tus esperanzas; otras veces asistes impávido a cómo tus esperanzas se van al garete desde el primer minuto. Son cosas cotidianas. Pero, en este caso, la sensación se asemeja más a comprar el DVD de Kill Bill y encontrarse dentro Brácula: Condemor 2.

Por eso, algo le ha tenido que pasar al bueno de Tom Hull (aka Kid Harpoon). Algo muy malo; o muy bueno, según como se mire. El caso es que su debut muy poco o nada tiene que ver con lo que nos había ofrecido en singles y EPs anteriores. En Once lo que encontramos es una versión almibarada y sobreazucarada del cantante de Kent; ni un mínimo atisbo de acercamiento a la fuerza y energía de aquella visceral “Riverside” de hace tan poco tiempo.

Ahora todo lo que queda es, en el mejor de los casos, una versión masculina y algo pobre de Amy Mcdonald. Y repito, en el mejor de los casos. Todo es demasiado esponjoso, blandito y mullido en Once. Si bien la producción de Trevor Horn (Seal, Frankie Goes To Hollywood, Belle & Sebastian) salva al disco del batacazo con una primera parte sólo apta para los seguidores más insaciables de Jack Peñate, lo cierto es que las canciones  acaban desapareciendo en el limbo. Ni rastro de la guitarra con la que aparece retratado en diferentes posiciones en el libreto y que debería ser su seña de identidad; quizá esté debajo de toda esa producción que es, a la vez, soga y salvavidas de este disco.

Una pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien