Lost in the Trees – All alone in an empty house (Anti)

El nuevo disco de Lost in the trees, All alone in a empty house (10), es un retablo de canciones presuntamente compungidas muy del gusto de esa nueva cohorte de trovadores desolados abandonados en cabañas.

Ari Picker, con su voz, guitarra y piano, lidera una banda donde lo que más brilla sin duda alguna son los pasajes clásicos que son capaces de construir el grueso de músicos de orquesta, con unos arreglos extremadamente bellos y significativos; no lo suficiente para trascender al tedio de temas como “Empty house”, supuesto highlight que intenta sin éxito rescatar la hondura de Elliot Smith o la épica de Damien Rice desprovista de vitola AOR, resultando del todo soso. Algo más de brío presenta “Walk around the lake”, con formas que recuerdan la exaltación a lo Arcade Fire.

A la altura de “Painter” uno ya telegrafía cada corte presa del spleen bañado de presunta melancolía otoñal de esa que vende portadas siempre, esclavos de un discurso vocal donde toda intención de trascendencia musical sucumbe, tanto en los más desnudos como en los más recargados.

Menos mal que “Mvt. I” y, sobre todo, “A room where your paintings hang” después, merecen todo el respeto y admiración ante tamañas muestras descomunales de talento y emoción instrumental, dignas mucho más de maravillas como el último trabajo de Balmorhea que de este discretísimo álbum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.