Pal + Jonston – Plaza La Marina (Zamora)

Por primera vez la Concejalía de la Juventud de Zamora, asesorada por la Sala Berlin, se decidió a incluir en su programación del “Verano cultural” una propuesta diferente con este doble concierto gratuito en la céntrica Plaza de la Marina.

Primero fue el turno de Jonston (ex militante, entre otras, de la banda madrileña “Detergente”), que junto a Juan Ferrari (guitarra) y “Loco” (bajo), presentaban su homónimo y reciente debut, acompañados en esta ocasión por Kike Pierrot de Pal (batería). Comenzaron de forma sosegada con la enigmática “Emilio” y pasearon con soltura el pop mimado y agradable de “100 latidos por segundo”, “El cuentacuentos” y sobre todo “El controlador de la hora”, destinada, con algo más de tiempo (y de público), a ser coreada a voz en grito en cada uno de sus conciertos. “Lo más bonito” puso fin a cuarenta minutos en los que a excepción de “Ninguna luz”, escuchamos todos los temas incluidos en el álbum, ganando éstos en rigor y cuerpo sobre el escenario, gracias a la guitarra de Juan y la bonita voz de Jonston. Ojalá los veamos pronto en una sala…

Lo de Pal es otra cosa. Intensidad bastaría para definirlos. Tres visitas en menos de un año, dejan en evidencia la buena relación mutua entre la ciudad y los toledanos, eso que ahora se denomina feedback. Ya de noche, la furia comenzó con esa barbaridad de canción que es “Cuenta atrás” y sin tregua vinieron “Ya te llegan” o “Artista del trapecio”, con Carlos Toronado disfrutando esta vez de mayor espacio para sus bailes de la lluvia y luciendo más fuerza vocal que nunca. Muy comentado fue el lote formado por tres rotundos temas nuevos, entre ellos “La última letra del alfabeto” que cuando se publique será sin duda una de las canciones del año. Y para terminar, como viene siendo habitual, eligieron la ruidosa y extendida “Un día después del eclipse” que en su día cerró su debut.

Una vez más, desde el principio hasta el final, las canciones han funcionado como un agregado que, durante ochenta intensos minutos, nos ha arrastrado sin remedio a su universo exterminador. Sigo convencido de que el cuarteto tiene uno de los directos más potentes y personales del panorama nacional, además de contar con uno de los mejores baterías del país.
Una pena que ambas bandas no tuviesen en esta ocasión, tanto público como merecían…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.