Paramore – Paramore (Fueledbyramen)

Una de las pocas cosas que se aprenden cuando llevas bastantes años reseñando discos -omitiré la palabra crítico que me resulta tan elevada como absurda- es la de atemperar las opiniones.

Me refiero, por un lado, a aprender a digerir los discos con su debido reposo y, por otro, a reservarse barbaridades efectivas que buscan la provocación y el desprestigio rápido.

Con Paramore sería fácil ensañarse. Se antojan un producto post-adolescente sin pegada e inofensivo, herencia de todo lo que se desprendió del legado irrepetible y asombroso de los noventa, pero que en su posterior evolución hizo aguas por todos lados. Sin embargo, he de reconocer que yo no soy el público al que va dirigida su propuesta y que en estos tiempos domesticados es cada vez más difícil que algo sangre.

Con estos atenuantes, me limitaré a decir que en este cuarto trabajo homónimo de los norteamericanos nos encontramos ante un conjunto de vitaminadas canciones entre punk, rock y emo que deben, en cualquier caso, llevar detrás el sufijo pop para ser catalogadas en su intencionalidad.

El arranque algo musculado de “Fast in my car” es un mero espejismo que deriva en territorios más lasos. Ecos a No Doubt, a Garbage, a Weezer…le sigue el single “Now” absolutamente comercial y carente de todo atisbo de furia que pudiera existir en Paramore antes de la actual reestructuración de la banda.

Como curiosidad, el trío incluye tres interludios con ukelele tan intrascendentes como prescindibles. Por cierto, ahora que me leo, creo que no he aprendido nada de lo dicho al principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.