Religious Knives – Smokescreen (Sacred Bones )

La receta es inmejorable. Por un lado un cantante al que se le aparece el fantasma de Ian Curtis a los pies de la cama, añadir bajos y graves en tono de lamento de ballena yubarta, teclados de iglesia de secta apocalíptica, escuchar muchos discos del post-punk más industrial y para acabar con buen sabor un pastel de drones ácidos. Lo difícil era encontrar los productos necesarios y las dosis justas. Pero a Religious Knives el plato les ha quedado como para añadirlo al menú de degustación. Además viene con la garantía que otorga que estén publicados por el sello Sacred Bones que a su excelente línea editorial se le debe sumar que están haciendo algunas de las portadas más exquisitas de estos días. Un envoltorio que te hace sentir un miserable si no te entran ganas de comprarte tres veces el mismo disco.

Religious Knives han tenido muy poco predicamento, no solo en Europa sino incluso en su área de residencia. No ayuda que editaran sus primeros discos en su propio sello ni que mantengan un status semi-profesional, al menos hasta hace poco. Tampoco se han prodigado mucho en conciertos aunque según parece tocaron en España hace tres años. Pero no les hace falta levantar la bandera del lo-fi, a veces demasiado cerca de las disculpas no pedidas, para explicar nada de su trabajo ni mucho menos por una producción que en este caso está definida con muy buen gusto aunque la voz acabe algo ahogada. El disco se mantiene sólido y compacto, apenas cuenta con momentos de más aunque algunas veces ciertos impasses se podrían haber resuelto de manera más imaginativa. Pero crea una atmósfera tan densa y tormentosa como la venusiana, con grandes pasajes y aguantando muy bien los largos momentos que quedan sin voz.

Sus  influencias son notorias y evidentes, enseguida se les ve el camino que han seguido. Casi se les puede imaginar en un local de ensayo cutre apenas empezada la banda tocando “Disorder”. Y casi seguro son fanáticos de los discos de los Velvet Underground, de los que tocaron con John Cale, por supuesto. En este sentido no resultarán ninguna sorpresa pero si de los que esto se trata es de escribir y tocar buenas canciones, los Religious Knives han hecho un disco entero lleno de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.