Sensacional – Relatos e invenciones de hoy (La Fiambrera)

Si esta reseña no empieza con el tópico “pocas veces un debut es tan bueno” es porque por el efecto Jaimito-que-viene-el-lobo al final nadie nos creerá, pero la tentación es considerable. Integrada por Ricardo Saavedra (voz y guitarra, proveniente de otras como Meu o Deluxe), Ramón Alonso (guitarra y coros), Alejandro González (hammond, rhodes y sintetizadores), Javi Garrido (bajo) y Alberto Dopico (batería) y formada en A Coruña el 2013, Sensacional se nutre al máximo de la experiencia de sus integrantes en los escenarios.

En Relatos e Invenciones de Hoy, su debut de largo, la banda nos ofrece de nuevo un pop de guitarras marcado por un peso importante en los riffs y los coros que harán las delicias de aquellos que amen al indie clásico, especialmente si son fans de sonidos como los de Belle & Sebastian, Teenage Fanclub o Love. Pero estas influencias no se acogen directamente sino que se toman desde la previa absorción que había hecho de ellas una cierta tradición del indie español con sus picos en los noventa: hablamos de bandas como Los Planetas, por ejemplo, o hasta Los Brincos.

En un álbum donde no parece haber sitio para la canción de relleno, cabe destacar dos temas por lo alto de su nivel de desarrollo del arte del estribillo. La inicial “Lo que te pierdes”, presentada como adelanto junto a un videoclip, cuenta con la combinación perfecta de elementos necesarios para convertirse en un hit: una melodía altamente pegadiza con potentes guitarras que ayudan a levantar una letra que canta al desamor desde la fuerza del orgullo propio; las mismas características presenta “Miedo”, una suerte de himno estilo ochentero de esos que cuestan de ahuyentar de la cabeza. La desventaja de mantener el mismo tipo de energía a lo largo de todos los temas es que al final da un poco la impresión de repetitividad: quizás se le podría retraer falta de evolución, de concepción de álbum en pro de un aire de recopilatorio de singles que, la verdad sea dicha, tampoco le viene mal teniendo en cuenta el sonido nostálgico que los acompaña.

Con sus canciones centradas en historias más bien cotidianas, los gallegos crean a lo largo del álbum un ambiente entre agridulce y “yo paso de todo” reflejado también en la forma de cantar de Saavedra, que cuenta en su modulación de voz cercana a lo nasal con una especie de toque irónico que lo sitúa como el más cool del lugar: si hay que sufrir por amor, mejor hacerlo molando.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.