Single + Hidrogenesse + Planetabitartekmikelurakenleta – Centro cultural de Intxaurrondo (San Sebastián)

Intxaurrondo no es precisamente uno de los barrios más emblemáticos de la capital guipuzcoana. De hecho existen en San Sebastián los que llevan algunos años viviendo en la ciudad y aún no saben explicar exactamente cómo se llega hasta allí. Un núcleo urbano ligeramente alejado del casco histórico de la ciudad donde abundan los edificios residenciales y las cafeterías con menú del día sencillo.
Tal vez sea su carácter periférico o lo extremadamente concreto de la propuesta musical que ofrecía la sesión del pasado jueves en el centro cultural de Intxaurrondo, pero al igual que en muchos otros conciertos hoy día, la acogida fue notablemente baja. La noche estaba claramente centrada en esa rama del pop a la que muchos gustan de llamar “ñoña”, y cuyos fieles parecen aceptar como el halago más maravilloso del mundo.
De Single e Hidrogenesse poco se puede decir que no se haya dicho. Propuestas al más puro estilo pop que en directo saben sacar su lado más descarado y llamativo. Más allá de maquillajes y vestimentas singulares, y más allá incluso de si la música de ambos te resulta o no atractiva, lo cierto es que resulta innegable que sus conciertos son rematadamente divertidos. Especialmente en lo que concierne a Hidrogenesse quienes ya desde los primeros temas desplegaron clásicos de su discografía como “caballos y ponis”. Temas que rozan el minimalismo en lo que se refiere a arreglos instrumentales y que en directo se convierten en propuestas tan sencillas como inteligentes. En un concierto de Hidrogenesse básicamente se baila y se ríe. Es casi una ley marcial.
Single por su parte siguen estirando la buena acogida que ha tenido por parte de la crítica su nuevo álbum Rea, del que cortes como “Me enamoré”, demuestran que pueden hacerse propuestas sorprendentes cruzando estilos. Esa fusión de reggae con rap y pop del más pizpireto y simpático se dan vida en estos nueve cortes de los cuales la banda dejó bandazos aquí y allá a lo largo de una actuación en la que la banda de Teresa Iturrioz e Ibon Errazkin regresaba a casa para demostrar a su público que saben ofrecer en directo tanto como prometen en disco. La suya fue la última propuesta de la noche, pero hubo otras anteriores.
Ninguno de los medios locales que anunciaban el concierto en días previos fue capaz de atinar con el nombre de esta banda nacida sólo para esta pasada ocasión: Planetabitartekmikelurakenleta. Algo de culpa tiene lo intrincado de su nombre que sin embargo tiene mucho sentido.
El músico vizcaíno Javier Letamendia es ya un viejo conocido del circuito musical vasco y nacional. Ahora como Planetaleta pone sus años de experiencia a un proyecto de pop electrónico que en esta ocasión se junta a Mikel Uraken (cantautor vasco de folk experimental al que no es muy difícil de encontrar actuando a lo largo y ancho de la geografía vasca), para dar vida eléctrica a versiones de Mikel Laboa o Anari. Junto a ellos en el apoyo visual estaba Koldo Belloso quien ofreció psicodélicos y atractivos efectos visuales gracias a la experiencia que le dan 25 años al frente de la iluminación de cientos de espectáculos.
Ahora al frente de Bitartek se preocupa por la innovación en un campo poco reconocido del mundo de la música. Un concierto breve y redondo que contó con el plus de haber sido atractivo tanto para la vista como para el oído.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.