Skimo

Preferimos las propuestas sinceras y no las camisetas de moda

“Un año de libros viejos” fue para esta santa publicación uno de los debuts nacionales más destacados del pasado año. Sus autores, Skimo. Una propuesta pop ideal para almas liberadas de estándares y ávidas de pseudo-relax y cariño. Skimo están afincados en Madrid y las letras que acompañan a su música, están escritas en castellano. Se agradece.

El cuarteto formado por Pablo, Diego, Mateo y Alan responde a nuestras preguntas.

¿Qué ofrece Skimo de diferente? ¿Cómo y cuándo nace Skimo?

Skimo nace un día de esos bobos en el que te metes en Internet y decides responder al anuncio menos prometedor de todos y bueno, funcionó. En cuanto a nuestro sonido creo que no hacemos nada excesivamente novedoso, simplemente hacemos canciones pop sólo que disimuladas con un toque de ruidismo.

Es posible que la mejor virtud de vuestro debut sea la frescura, entran muy bien vuestras canciones. Se aprecia buen gusto, una línea a seguir y una más que correcta ejecución. Cómo lo veis vosotros?

Si analizas a Skimo dentro de la escena musical patria es cierto que el sonido suena diferente, pero no por falta de propuestas musicales sino sólo porque las discográficas/medios sólo apuestan por grupos de corta y pega. Si echas un vistazo por myspace te das cuenta de que existen mil propuestas más originales y frescas que la nuestra.

¿Por qué “Un año de libros viejos”? Y esa introducción en portugués?

Un año de libros viejos habla de un tiempo en el que te das cuenta que las verdades que tenías como absolutas eran falsas. Pero no lo decimos en plan derrotista, sino como algo de lo que un día te diste cuenta e intentas cambiarlo. La intro en portugués fue cosa de Mateo, nunca le hacemos mucho caso pero esta vez la verdad que vino con algo bueno y decidimos abrir el disco con ello. La verdad que es lo mejor que se la ha ocurrido después de la guitarra de torreznos.

¿Cuántas veces os han dicho que os parecéis a Postal Service?

Dos

¿Puede decirse que sois una “excepción” dentro de la escena madrileña?

Es curioso, mucha gente piensa de ese modo y te dice cosas como: “tenéis un sonido más catalán que madrileño”. Lo mejor de todo es que ninguno somos de Madrid y haríamos la misma música si viviésemos en Cuenca. Pero bueno, dejando esto de lado es cierto Madrid siempre ha tenido un toque más sucio y rockero pero hay otros muchos sonidos como Underwater Tea Party o Plastic d’amour.

¿Qué tipo de respuesta esperabais por parte de público y crítica que a día de hoy, casi un año después de la publicación del disco, aún no se haya producido?

La verdad que la respuesta de la gente ha sido maravillosa, mucho mejor de lo que esperábamos y eso es lo único que vale la pena.

Si hablamos de influencias e inspiraciones, ¿cuáles son los referentes de Skimo?

A esta pregunta se suele responder que no hay referentes concretos, pero el caso es que en esta ocasión es verdad. Alan vivió Inglaterra en los 80 y Mateo, Murcia en los 90. Con esa disparidad de vivencias es difícil concentrarse en un referente. Nos gusta de todo, desde Fugazi a Philip Glass.

¿Qué ofrecieron vuestras dos maquetas? ¿Qué fue lo que pudo llamarle más la atención a Jaime Hernández a la hora de ficharos?

Pues la verdad que no lo tenemos muy claro, estaría bien que esta pregunta la respondiera Jaime ¿no?

¿Cómo lleváis las actuaciones de presentación de los últimos meses? Dadnos dos razones por las que vuestro directo merezca la pena (no dudo de que lo sea).

Creo que el acierto de nuestra puesta en escena es haber traducido parte de las canciones de la electrónica a algo más acústico. Definitivamente las hemos humanizado. Otro factor importante es el tema de las proyecciones que acompañan cada tema como parte de la canción, no como simples imágenes que queden bonitas. De todos modos, para mi el principal atractivo de Skimo en directo es la caída de ojos de Alan y el agujero del mentón de Diego. Además, David (trompeta) en modelo de manos.

¿Cuál es vuestra posición y valoración de la actual escena independiente nacional? Considero que estamos en un momento de mucha y buena oferta, hay mucha gente con ganas de dar a conocer su música a pesar de que la industria sufra una importante, por no decir definitiva, crisis.

La escena independiente nacional está en uno de sus mejores momentos, salen grupos cojonudos continuamente, pero por otro lado también hay demasiados grupos que sólo piensan en ser los más modernos y buscan un sonido que les viene grande y que la semana que viene no recordará nadie. Personalmente prefiero las propuestas sinceras y no las camisetas de moda.

Imagino que podéis tener ya canciones para un próximo trabajo, es así? ¿Cómo afrontáis un apartado tan importante como el de la composición de los temas?

La verdad que todavía no sabemos si habrá un segundo disco, las cosas se ensucian y no son como te dijeron que serían y eso desilusiona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.