The Cocktail Slippers + Sour Jazz & Daniel Rey – Sala El Sol (Madrid)

Velada con concierto por partida doble la que nos ofrecía la agencia de management “I wanna” junto con Bloody Mary Records, y que forma parte de los conciertos que vienen ofreciendo por el veinte aniversario de Bloody Mary.

Por una parte las noruegas Cocktail Slippers, y por otra los veteranos Sour Jazz. El sexteto femenino provenientes de Noruega, son una banda joven y fresca que han llamado la atención del sello discográfico norteamericano “Wicked Cool Records”, propiedad de Little Steven. Este logro les ha llevado a girar por Estados Unidos y a obtener cierto renombre en circuitos “underground”. La banda se presentaba precedida por un excelente disco, “Saint Valntine´s Day Massacre”, producido por el mencionado Little Steven. Parece que ni esto ni la banda de Nueva York; Sour Jazz, fueron motivos suficientes para convencer al público madrileño de la asistencia al evento, ya que no seriamos más de sesenta personas en el concierto.

A las 23:15 aproximadamente saltaban a escena la banda compuesto en su totalidad por chicas. Los primeros acordes de “Let´s Spend the Night Together” de los Rolling Stones, nos hicieron presagiar un buen concierto.  “Love me Back” sería la siguiente de una lista compuesta por casi todos los temas del disco mencionado. Con el corte que da título al disco, “St Valentine´s Days Massacre” las chicas comenzaron a tomar confianza, ya que al principio se las notaba un poco frías. Y con su hit “In the City”, canción elegida para un videoclip grabado en Nueva York, el escenario ya parecía suyo.

Entre canciones más Rockeras como “Round & Round” y en las que me parecían una suerte de The Bangles escandinavas, y otras más en la línea de los grupos vocales de chicas de los 50´s y 60´s, como “You do Run”, fuimos llegando al final del corto concierto, no olvidemos que eran las teloneras.

En definitiva, un buen concierto y todo un descubrimiento el de esta formación, quizás algo deslucido por el poco público que había en la sala El Sol.

Llegaba la hora para Sour Jazz. A muchos este nombre quizás no les diga nada, pero cuidado con estos tipos, que son “palabra mayores”.  La historia de la banda se remonta a finales de los años noventa, cuando “Ratboy” el guitarrista de la banda convenció al bajista Mark y al vocalista Lou Paris, para montar un grupo de Rock. Todos se conocían del mismo barrio de Nueva York desde pequeños, y a todos les chiflaba todo el sonido del Punk Neoyorkino de los setenta, asique no fue difícil que la química hiciera el resto.

Con ellos han colaborado tanto en directo, como en grabaciones, gente tan mítica como: Marky Ramone , Cheetah Chrome (Dead Boys), Walter Lure (The Heartbreakers), Rick Danko (The Band) o Jeff Dhal. Su primer trabajo; “Lost for Life”, haciendo clara referencia a la canción popularizada por Iggy Pop, fue aclamado por toda la crítica musical especializada. Después vinieron otros dos, hasta llegar al último, “American Seizure”, que venían a presentar en esta gira. Doblemente interesante por cierto, al incluir en sus filas como guitarrista al productor Daniel Rey. Ese hombre amigo inseparable de los Ramones, y que tanto les ayudo en sus últimos tiempos.

Lo que vino a continuación fue una descarga de Rock & Roll del de verdad, con la banda sobre el escenario  tocando ante una audiencia mínima, pero desgañitándose como si lo hicieran para miles. Aunque supuestamente venían a presentar “American Seizure”, del último disco cayeron solo las siguientes: “Masquerader”, y “ Fun Dumb Daze”, al menos que yo reconociera.  El resto del setlist fue una selección de temas de toda su carrera; “I Live on a Street called R´n´R”, “Fortune Cookie” de su álbum “No Values”. “I´ve Got it All” de su primer trabajo “Lost for Life”. “Rock and Roll Star”, “Big Generator” y “King Me”, fueron las elegidas de su trabajo “Rock and Roll Ligger”.

Con la técnica de Ratboy a la guitarra rítmica, Daniel Rey luciéndose (sin cansar) a la solista y la voz del frontman Lou Paris, también conocido como Mr Popular, nada podía salir mal.  A Lou Paris no pareció importarle el escaso público y decidió plantarse entre el respetable siempre que veía ocasión para bailar, instigar a corear canciones o lo que le pareciera bien.

Para ir terminando la noche, nada mejor que una versión de los Ramones, “I Wanna Live&rd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.