The Dandy Warhols – Odditorium Or Warlords Of Mars (EMI)

Hace sólo dos años del notable Welcome To The Monkey House (03), pero en este tiempo los Dandy Warhols no han perdido el tiempo. El año pasado publicaron exclusivamente en internet el doble disco The Black Album / Come On Feel The Dandy Warhols (04), que constaba de grabaciones inéditas de 1996 (su nunca editado disco maldito), caras B y versiones de Blondie, Neil Young, David Bowie o AC/DC, entre otros.

El grupo también ha sido noticia por su aparición en el documental DiG!, que trata de la relación amor-odio entre los Dandy Warhols y The Brian Jonestown Massacre, a medida que sus carreras iban avanzando. En cambio han hecho buenas migas con bandas como The Strokes, The Vines y Jet, incluso organizaron una cena conjunta en el Odditorium, el estudio de grabación de la banda en Portland que también da título a este disco.

Courtney Taylor-Taylor tiene muy claro que los Dandy Warhols siempre han sido más artistas que estrellas de rock, y le importa un pimiento no repetir el éxito de “Bohemian Like You”. Si el último álbum nos mostraba su faceta más ochentera, ahora nos encontramos con un disco repleto de temas complejos y muy largos (entre 7 y 11 minutos). Canciones como “Love Is The New Feel Awful” o “Easy” arrancan bien, pero poco a poco se van perdiendo en una marea de experimentación.

Excepto en la exquisita “Holding Me Up”, los teclados pierden el protagonismo absoluto de su anterior trabajo, quizás porque la teclista Zia McCabe ha sido madre recientemente. Destacan temas acústicos como “All The Money Or The Simple Life Honey” o “The New Country”, mientras “Down Like Disco” y el single “Smoke It” recuperan el sonido clasico de los Dandys. La etérea “There Is Only This Time” nos ofrece un momento de relax, y por su parte la dilatada “A Loan Tonight” se encarga de cerrar el disco en medio de distorsiones guitarreras.

Odditorium Or Warlords Of Mars no es que sea un mal disco, ya que todo buen fan de la banda de Portland lo recibirá con los brazos abiertos. El problema es que peca de alargar de forma innecesaria algunas canciones. Si lo que querían era no sonar más como sintonía de un anuncio de móviles, seguro que ahora lo han conseguido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.