The Jesus Lizard – Liar (Touch and go)

Toda una celebración, qué duda cabe, la reedición este año de Liar (09), uno de los pilares de la discografía de los siempre reivindicables The Jesus Lizard. Semejante hecho requería unas manos sabias y acordes, y no se me ocurre mejor opción que la tomada: Steve Albini a la remasterización.

El resultado es imponente; al atractivo libreto trufado de fotos, dibujos y comentarios jugosos de la banda, hay que añadir unos cuantos cortes extra y, lo más fundamental, un sonido agreste y fiel a la idiosincrasia de una de las bandas que mejor representaron el lado más corrosivo de la generación de la franela, y que, pese a ser de Chicago, les unía más de un lazo a compañeros de la escena más underground de Sub-pop y aledaños como Tad, Melvins o Mudhoney. Triste que sólo los grupos de los “grandes tenores” de Seattle sean siempre los recordados dentro de una cosecha que marcó para bien el devenir musical y, qué demonios, vital de muchos de nosotros.

Kurt Cobain, al igual que hizo con los felizmente recuperados Meat Puppets, ayudó bastante en ponerlos en su justo lugar compartiendo junto a Nirvana un single, que además le permitió al trío exponer su lado más caústico con “Oh, the guilt” uno de los temazos más brutales a día de hoy para mí. De hecho, podemos decir que el lado más desquiciado de Nirvana emparenta perfectamente con el de The Jesus Lizard.

Si hubiese que hablar de un emblema, éste sería “Gladiador”, un taladro generado a base de guitarras afiladas y grasientas mientras los aullidos de David Yow invaden el poco aire que queda sano. El tiempo rápido de “The art of self-defence” y las espirales enfermizas de “Whirl” tampoco le van mucho a  la zaga.

Eso sí, corderito, quizá la digestión se te haga larga si tu estómago está acostumbrado a tanta dieta blanda de hoy día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.