The Rumble Strips – Nasti (Madrid)

Se podría decir que mi primer contacto con The Rumble Strips, fue incluso antes de que estos existieran como banda. Corría el año 2003, cuando estando de vacaciones por Londres, entre a tomar una cerveza al mítico y ya defenestrado, Marquee Club. Se celebraba una especie de concurso de bandas, patrocinado por una conocida marca de cerveza. Cuando encima del escenario se plantaron unos “jovenzuelos”, me hizo especial gracia uno de los vocalistas y guitarrista, por su forma de cantar, y por los increíbles sonidos que sacaba de una guitarra que parecía sacada de una “charity shop”. El nombre de la banda era, Vincent Vincent & The Villains.
Años más tarde, cuando la prensa musical británica, comenzó a hablar de unos tales Rumble Strips, me fije en ellos, y allí estaba Charlie Waller, con su guitarra al borde de desecho. La escucha de su primer trabajo, me hizo pensar que estábamos ante unos Dexys Midnight Runners contemporáneos, y creo que no me equivoco mucho, si digo que nos encontramos ante una de las bandas más sorprendentes de los últimos años del Reino Unido.
El combo, venían a presentar su segundo larga duración Wellcome to the Walk Alone, después de alguna suspensión de gira, por España, y de un ultimo concierto que no dejo muy contentos a muchos de sus asistentes.

Quizás esas últimas “espantadas”, les han pasado factura entre su público, el caso es que la madrileña sala Nasty, no presentaba ni la mitad de aforo. Algo poco usual en una gira de una banda como esta. Quizás también por ese motivo, y sabedores de tener una deuda con el público español, lo dieron todo sobre el escenario. Haciendo del concierto algo especial, y disfrutable al máximo, y además como si estuviéramos en familia.

Con puntualidad casi británica sobre el horario anunciado, salía a escena la banda liderada por Charlie Waller, acompañado de su mencionada y sempiterna guitarra.
En pocos segundos y al ritmo de su tema “Cowboy” de su álbum debut, “Girls and Weather”, ya tenían a la sala metida en el bolsillo. La banda funcionando al cien por cien, continuo con “Back Bone”, perteneciente al segundo L.P.

Y así fueron desgranando un set basado en sus dos discos grandes, las siguientes fueron: “Clouds” y “Douglas”, hasta llegar a su exitosa y celebrada, “No Soul”, con la voz de Charlie a pleno rendimiento.  Momento de “relax” con el tema “Raindrops”, para acto seguido continuar con un pequeño repaso a su último disco, con los siguientes temas: “London”, “Welcome To The Walk Alone”, “Dem Girls”, “Daniel” y “Run On Empty”, alternándolas con temas del su álbum debut.

Con “Girls & Boys” y “Motorcycle” la banda ya casi rozaba el cielo, y el público también. Las gotas de sudor por centímetro cuadrado de piel que había sobre el escenario, era directamente proporcional a la diversión que desprendía y contagiaba la banda, pero todo se acaba, lo bueno también.
Definitivamente una buena manera de reconciliarse con su público madrileño, la del grupo  británico, lástima que no hubiera muchos “testigos” de tal acto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.